Sindicatos reclaman más de 5.000 profesionales para el Servizo Galego de Saúde (Sergas), por lo que reivindican que se mantengan los contratos realizados por la pandemia, ya que «no sobre ninguno» en el sistema sanitario de Galicia, mientras que el Sergas asegura que en la actualidad siguen entre «600 y 700» contratados con motivo de la crisis sanitaria.

En declaraciones a Europa Press, la directora xeral de Recursos Humanos del Sergas, Ana Comesaña, ha explicado que en diciembre de 2020 se contrató a unos 1.200 profesionales por la pandemia de la Covid-19 con contratos diversos de seis meses, de los que «actualmente» quedan en vigor 640, que concluyen en noviembre, y otros 140 «de continuidad de un año».

Al respecto Comesaña ha puntualizado que el Sergas «hace refuerzos puntuales» por vacunación, por la administración de la dosis de refuerzo contra el coronavirus, o por atención en unidades Covid. «No se van a escatimar recursos cuando continúen las necesidades», ha insistido, para recordar que la emergencia sanitaria finalizó el viernes pasado.

Por ello, ha insistido la responsable de Recursos Humanos que en verano se renovó «el 65%» de los contratos y «se contrataron ciento y pico más», por lo que ha rechazado que «se genere una alarma que no es» sobre la falta de personal. Con todo, ha afirmado que la Administración «revisará los contratos y verá los que continuarán» en función de las necesidades, por lo que ha rechazado que tengan intención de «prescindir de personal necesario» mientras «dure la pandemia y sea necesario».

Sobre ello, en declaraciones a Europa Press, el responsable de sanidad de Comisiones Obreras, Javier González, ha explicado que salvo «unos cien» el resto de esos contratados por la pandemia finalizarán su relación con el Sergas en noviembre y un centenar en diciembre.

«Tienen muchas fórmulas para contratar personal», ha sostenido González, quien cree que el Sergas «no debería perder profesionales». Así, ha comentado que en algún caso se ha «reubicado» a algunos trabajadores, en especial de enfermería, «con un contrato distinto ya».

Para los sindicatos «hay sitio» para esos trabajadores contratados por la pandemia y «para más» en el Sergas porque «hacen falta más que los que están». Al respecto, el responsable de sanidad de UGT, Javier Martínez, ha señalado a Europa Press que «desde 2014», por el «problema no resuelto» de la tasa de reposición, hacen falta más de 5.000 trabajadores, en especial médicos y personal de enfermería.

Para UGT «nadie se iría de Galicia si tuviera un contrato estable aquí». Apunta como «indicadores» de esa falta de personal «las lista de espera que se oculta» en Atención Primaria y la atención telemática en vez de la presencial en esos centros. «Tiene que crecer el empleo, no reducir el que tenemos», reivindica Martínez, que defiende que «la Comunidad Autónoma tiene que retener a su personal».

Por ello, rechazan que se «cargue más al personal» existente porque no hay trabajadores sanitarios «suficientes». «Y el que tenemos están pensando en no renovarlo», lamentan los sindicatos. Por ello, en el caso de UGT le piden al Sergas que «no gestione con espíritu economicista, sino con espíritu de prestar servicio sanitario».

En esta línea, por parte de CIG-Saúde, su responsable, María Xosé Abuín, ha manifestado a Europa Press que «como mínimo» es necesario que siga ese personal contratado en plena pandemia para abordar la situación en Atención Primaria y en hospitalaria.

REIVINDICACIONES

Para CIG-Saúde «urge reforzar el cuadro de personal y que se pongan a funcionar las agendas de trabajo», así como «incorporar profesionales en la Atención Primaria», sobre todo los del área salud mental.

En especial, los sindicatos demandan un plan de reordenación de los recursos humanos para que «se planifique de verdad». «Queremos que se planifique la sanidad, que no se improvise», reclama Abuín.

Por ello, por parte de CCOO Javier González pide que «no se deje marchar al personal» contratado por la pandemia porque «no sobra ninguno». También para Lourdes Carbajo, responsable de Satse en Galicia, supone «un error muy grave» el cese de estos trabajadores. «Esperamos que reculen y no lo hagan», ha señalado.

Para Satse hacen falta más de 5.900 enfermeras en el Sergas, según estimaciones realizadas antes de la pandemia por la Covid, de ellas unas 2.600 en la provincia de Pontevedra, 2.070 en la de A Coruña; unas 790 en la de Ourense y unas 430 en la de Lugo.

Al respecto, explican que Galicia cuenta con 3,8 enfermeras por mil habitantes, lo que la sitúa en el número 13 de las 17 comunidades con menor ratio, mientras la media estatal asciende a 5,3.

Por ello, en relación a esos profesionales contratados en la pandemia, la mayoría personal de enfermería, Carbajo considera que «se necesitan todos». «Son necesarios y se necesitan más», reivindica, para hacer especial hincapié en la Atención Primaria. Por ello, sostiene que «aún hay tiempo para que no realicen los ceses». «Espero que recapaciten. En enfermería es imposible que con estas coberturas la sanidad vaya para arriba», ha advertido para demandar más personal de ésta y otras categorías.

«Hay que recuperar la estabilidad, incorporar gente joven a las plantillas y hacer un plan a corto, medio y largo plazo, porque el Sergas está viviendo al día», concluye Javier Martínez de UGT.

«ESFUERZO DE LA XUNTA»

Comesaña ha defendido el «esfuerzo de la Xunta» en personal para el sistema sanitario gallego. Así, ha hecho hincapié en las «1.378 plazas» de «nueva creación» con los presupuestos para 2022 porque ahora «se dotan estructuralmente en plantilla» con partida económica. «No hay problema para fidelizar al personal», ha abundado.

«Si la situación mejora y la carga de los hospitales, ya sea convencional o críticos –pero también urgencias, laboratorios…–; si esta demanda se fuera reconduciendo, no tendría sentido seguir manteniendo esas plantillas, habría que orientarlas hacia otras necesidades que seguramente habrán quedando», había señalado el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña el pasado mes de marzo.

El titular de la cartera sanitaria advirtió entonces, además, de que «no hay que olvidar que hay una gran parte de la actividad que se ha pospuesto, porque era posponible, que habrá que abordarla también». «Por desgracia o por suerte, tenemos actividad suficiente para reconducir toda esta plantilla», ha sentenciado.

En este sentido, la responsable de Recursos Humanos ha recordado las ofertas pública de empleo que hace el Sergas y ha defendido el frente común de las comunidades y del Ministerio de Sanidad para afrontar la situación en Atención Primaria por el déficit de médicos.

Al respecto, ha aclarado que «no es fácil» estimar los médicos que se van a jubilar como piden sindicatos porque «no hay certeza de los que van a prorrogar o no» una vez cumplidos los años de servicio. Así, ha destacado que un «80% prorroga» en el ámbito de los médicos de familia y especialistas. «No tenemos suficientes para cubrir los que se jubilan, no sólo en Galicia, sino en toda España», ha sentenciado.

Sobre la petición de ese plan de reordenación de recursos que piden los sindicatos, Ana Comesaña ha explicado que primero deben «analizar los datos para tomar medidas» que, ha asegurado, «se van a tomar». «Lo importante es el cambio organizativo en Atención Primaria», ha afirmado, para concluir que ese plan «se empezará a tratar».

Con todo, ha admitido que «evidentemente siempre se puede mejorar» tanto la situación de Atención Primaria como Hospitalaria. Al tiempo, ha puntualizado que «la población ha disminuido», mientras que «el personal va hacia arriba».