A última hora de la tarde de este domingo se ha habilitado un carril de la N-642, regulado por un semáforo, para que el tráfico pueda circular por al menos una parte de la vía, que permanecía cortada al tráfico desde la noche del viernes, entre Burela y Foz, debido a un socavón producido por una balsa de agua ocasionada por las fuertes lluvias caídas en los últimos días.

Así lo ha confirmado a Europa Press el alcalde de Burela, Alfredo Llano, que se ha desplazado a última hora de la tarde hasta el punto para comprobar el estado de las obras y conocer cómo se iba a desarrollar la habilitación de este carril.

Según ha detallado el regidor burelao, los que van desde Burela en dirección a Foz continuarán pasando por el carril que les corresponde, mientras que los que llegan desde Viveiro, que vienen por la variante, tendrán que llegar al semáforo y hacer un stop. Asimismo, los que circulan desde Foz deberán pasar por el semáforo para incorporarse a la variante.

Alfredo Llano ha afirmado que la vía se abre con la «garantía de seguridad de que se puede pasar», pero al mismo tiempo ha señalado que se debe «seguir trabajando», ya que «donde se produjo la avalancha hay que repararlo lo antes posible».

El regidor se ha mostrado «muy contento» ante «esta buena noticia» de la reapertura de un carril, aunque ha reconocido que este lunes habrá retenciones en la zona. «Es una buena noticia que se pueda recuperar un carril, aunque haya que esperar y haya cola no es lo mismo hacer 10 minutos de cola que el recorrido previsto, que era de unos 50 minutos», ha sostenido.

La subdelegada del Gobierno de Lugo, Isabel Rodríguez, ha confirmado también la reapertura de este carril alternativo en la N-642 para que los vecinos «eviten emplear el desvío alternativo».

Además, ha asegurado que el Ejecutivo central «continúa trabajando intensamente con medios materiales y humanos porque es una prioridad conocer el alcance de la situación para dar cuanto antes con la mejor solución».

Rodríguez también ha agradecido el «esfuerzo e implicación» del Ministerio para «dar una respuesta inmediata a la ciudadanía», así como al resto de administraciones que «colaboraron para revertir esta situación lo antes posible».

Desde la noche del viernes, este punto de la N-642 permanecía cortado en su totalidad y el sábado el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana había desviado el tráfico por la carretera LU-162 y la LU-P-1502.

Con todo, sí se había habilitado una pista en las proximidades de la playa de Areoura para que las ambulancias pudiesen llegar con mayor facilidad al Hospital de A Mariña, situado en Burela, y que era una de las mayores preocupaciones de las autoridades.

En el lugar trabajan técnicos y personal del Ministerio, así como miembros del GES de Cervo y profesionales de la Axencia Galega de Emerxencias, que se desplazaron hasta A Mariña con una bomba de achique de gran caudal y un semirremolque de achique dotado con 16 bombas para tratar de eliminar la balsa de agua que provocó el colapso de la infraestructura.

SUSPENDIDA LA CIRCULACIÓN FERROVIARIA

Mientras, la circulación ferroviaria continúa suspendida entre Burela y Ribadeo –en la relación de Ancho Métrico Ferrol-Gijón/Oviedo– por «peligro de desprendimiento» tras el derrumbe de una parte de la N-642, que discurre paralela a la vía.

Ante esto, Adif ha trasladado que ha establecido un plan alternativo de transporte por carretera entre Ribadeo y Viveiro/Cerdido para los pasajeros que empleen esta línea ferroviaria.