El 112 Galicia ha registrado dos accidentes de tráfico en los que debieron actuar las fuerzas del orden para localizar a los implicados, ausentes en el lugar de los hechos, en los municipios pontevedreses de Mondariz, sobre las 7,00 horas de este miércoles, y en O Porriño, a las 20,00 horas del martes.

Según ha informado el 112 Galicia, en ambos casos, se encontraron los vehículos accidentados, pero sin rastro de las personas implicadas. En el caso de Mondariz, un viandante encontró el coche dañado con los cuatro intermitentes puestos, pero nadie en el interior ni en el entorno.

Con todo, los gestores del 112 Galicia pidieron la colaboración de los equipos de intervención con el fin de localizar a posibles heridos que pudieran estar necesitando atención médica o medios de rescate.

Así, se activó un operativo compuesto por profesionales de Urxencias Sanitarias de Galicia-061, miembros del GES-SPEIS de Ponteareas, voluntarios de Protección Civil de la Mancomunidad de Oitavén-Tea y agentes de la Guardia Civil.

Tras buscar por las cercanías, comprobaron que las personas implicadas en el accidente habían desaparecido del lugar de los hechos, por lo que los agentes de seguridad iniciaron la investigación pertinente para dar con el titular del vehículo.

Finalmente, averiguaron que los implicados eran dos jóvenes que tuvieron el accidente sobre las 21,00 horas de este martes. Este vehículo fue localizado por la persona particular que alertó a través del 112 Galicia en una zona de monte situada en la carretera de Ponteareas a A Cañiza.

Por otra parte, en O Porriño a las 20,00 horas de este martes un coche se empotró contra el muro de una casa en la Rúa Ribeira. Tras el impacto, los ocupantes salieron por sus propios medios del vehículo y abandonaron el lugar.

El 112 Galicia recibió la información mediante el aviso de los voluntarios de Protección Civil de la localidad y del mismo dueño de la vivienda afectada.

También en este caso, los gestores del Centro Integrado de Atención ás Emerxencias de Galicia pidieron la intervención de profesionales sanitarios, Bomberos de Baixo Miño y agentes de la Policía Local, que poco después identificaron a los implicados.