El juzgado de lo penal número uno de Lugo ha condenado a un año y nueve meses de prisión a un hombre por maltratar a sus padres octogenarios durante el confinamiento en 2020.

Este fallo, que avanza El Progreso, también recoge que se le impone la pena de no acercarse a menos de 300 metros de sus progenitores durante un periodo de tres años y medio.

El juez decide dejar en libertad al condenado bajo la condición de que no vuelva a delinquir en un periodo de tres años. Igualmente, el hombre (nacido en 1961) deberá participar en un programa de reeducación.

La sentencia recoge que el hombre trataba de forma despectiva a sus padres, «insultándolos, amenazándolos continuamente y llegando enocasiones a agredirles» con «la finalidad de imponer su voluntad sobre ellos».

En uno de estos episodios en mayo de 2020, el progenitor apagó las luces de la casa, tras lo que su hijo «le propinó varios puñetazos en la cabeza». Al oír el ruido, la madre del acusado acudió en defensa de su marido, y su vástago «le propinó un fuerte empujón, «arrojándola al suelo», lo que le provocó lesiones.

Al día siguiente, el ahora condenado llegó a agredir con un tronco en la cabeza a su padre, además de amenazarlo de muerte, entre otras cuestiones que figuran en los hechos probados.