Ciudadanos Vigo constituirá este viernes su nuevo comité de campaña local, después de que la semana pasada cuatro de los siete miembros de la junta directiva local presentasen su dimisión.

Así lo ha indicado este jueves el secretario de organización de Ciudadanos Galicia, Laureano Bermejo, durante la presentación en Vigo de la candidatura de la organización naranja por la provincia de Pontevedra de cara a las próximas elecciones generales del 10 de noviembre.

En este sentido, Bermejo ha informado de que la nueva junta directiva viguesa se formará pasados los comicios electorales, por lo que este viernes ya se sabrá quién estará al frente de este comité de campaña hasta que haya una directiva nueva en Vigo.

También ha querido restar importancia a la situación vivida por el partido en la ciudad olívica, señalando que «solo una persona (Gregorio García) salió del partido», mientras que las otras tres que dimitieron «lo hicieron por motivos personales, por no ser capaces en este momento de llevar a cabo tanta actividad de la campaña», pero continúan dentro de la organización.

MIEMBROS DE LA ANTERIOR DIRECTIVA

Por todo ello, ha destacado que en la próxima directiva, que tendrá que ser votada por los afiliados, también estarán presentes algunos miembros de la directiva anterior, incluso alguno de los que dimitió.

«Vigo es una de las agrupaciones más potentes que ahora mismo tenemos en Galicia y el hecho de que una sola persona haya decidido apartarse del camino no significa que arrastre consigo a los cientos de afiliados que hay en la ciudad», ha sentenciado Bermejo.

Todo esto después de que el pasado jueves cuatro de los siete miembros de la junta directiva de Ciudadanos en Vigo anunciasen su dimisión. Entre ellos su coordinador, Gregorio García, por el «descontento» con la «falta de diligencia» de la dirección autonómica, según explicaba en una carta el propio García.

«Me voy porque la situación es insostenible. Ciudadanos Galicia se ha convertido en un instrumento para colocar y enchufar amigos», lamentó García, quien también se dio de baja en el partido por «el declive de la esencia moral de la marca en Galicia» que, según él, «está provocando la huida de militantes y de talento».