Los vecinos del municipio lucense de Begonte ya han podido regresar a sus hogares, después de que las lluvias acumuladas este martes obligasen a evacuar a una decena de personas, al llegar algunas viviendas a reunir hasta el metro y medio de altura en su interior.

El alcalde de la localidad, José Ulloa, ha explicado a Europa Press que este miércoles están teniendo problemas con el suministro del agua, ya que la zona donde se encuentran el contador y el acumulador ha llegado a alcanzar los dos metros y medio de agua.

Ulloa ha indicado que tanto electricistas como técnicos de la empresa suministradora se encuentran trabajando para que el abastecimiento «se pueda restablecer en breve».

El regidor local ha señalado que el nivel del río Ladra ha bajado «de forma considerable» en las últimas horas. De este modo, la N-VI, cortada este martes a la altura del kilómetro 523 por la presencia de un socavón y su anegamiento, ya no presenta restricciones a la circulación.

LOS VECINOS VUELVEN A SUS CASAS

Con todo, los vecinos que este martes tuvieron que ser desalojados de sus casas, algunos de ellos en una zodiac, ya han podido regresar. Mientras, los que decidieron quedarse en los pisos superiores de los hogares, pueden entrar y salir ya de los domicilios.

De este modo, el alcalde de Begonte ha señalado que «queda tres o cuatro casas con algo de agua, pero se puede acceder a ellas». Así, ha indicado que «ahora el trabajo se concentra en la limpieza».

Además, las lluvias han dejado algún que otro daño material, ya que hay varios coches que se encontraban en la calle y que están quedaron completamente anegados por el agua.