El Diario Oficial de Galicia publica este miércoles, en una edición bis, un decreto de corrección de errores en el que se da cuenta del mantenimiento del cierre perimetral de la ciudad de Lugo, omitido por error en el decreto de medidas covid del martes.

En concreto, la Xunta recuerda con este decreto que, a partir de la entrada en vigor de las nuevas restricciones en la medianoche del miércoles al jueves, continuará cerrada la entrada y salida del ayuntamiento de Lugo.

No obstante, Lugo no se incluye –como si pasó con las ciudades de Pontevedra y Vigo– en el nivel máximo de restricciones, por lo que a partir de este miércoles será la única ciudad gallega perimetrada pero con restricciones de nivel medio-alto (interior de locales de hostelería al 30% y al 50% en terraza).

La limitación de movilidad –que no rige en el resto de municipios en nivel medio-alto– se le aplica por un criterio de prudencia dado su volumen de población y la posible movilidad de sus habitantes.

LOCALIDADES PERIMETRADAS

Con ello, según las nuevas restricciones, en la provincia de A Coruña quedan con movilidad cerrada de forma individual los ayuntamientos de A Baña, Abengondo, A Coruña, A Laracha, Ames, A Pobra do Caramiñal, Arteixo, Arzúa, Betanzos, Boiro, Cabana de Bergantiños, Cabanas, Camariñas, Cambre, Carballo, Cariño, Cedeira, Cee, Cerceda, Cerdido, Coristanco, Culleredo, Dodro, Dumbría, Fene, Laxe, Mañón, Melide, Moeche, Mugardos, Muxía, Narón, Neda, Negreira, Noia, Oleiros, Ordes, Oroso, Ortigueira, Outes, Oza-Cesuras, Padrón, Pontedeume, Porto do Son, Rianxo, Ribeira, Rois, Sada, San Sadurniño, Santiago de Compostela, Sobrado, Teo, Trazo, Touro, Val do Dubra, Valdoviño, Vilasantar y Vimianzo.

Por su parte, en la provincia de Pontevedra quedan perimetrados A Cañiza, A Estrada, A Guarda, A Illa de Arousa, A Lama, Arbo, As Neves, Baiona, Bueu, Caldas de Reis, Catoira, Crecente, Cuntis, Forcarei, Gondomar, Meis, Moaña, Mondariz, Moraña, Mos, Nigrán, Oia, O Porriño, O Rosal, Poio, Ponteareas, Pontecesures, Pontevedra, Redondela, Salceda de Caselas, Salvaterra de Miño, Silleda, Tomiño, Tui, Valga, Vigo, Vilagarcía y Vilanova de Arousa.

En el caso de la provincia de Ourense, el cierre afecta a Allariz, Barbadás, Monterrei, O Carballiño, Ourense, Verín, Xinzo, Celanova, Porqueira, Ribadavia, Trasmiras y Vilar de Santos; mientras que en la de Lugo está vigente en Burela, Cervo, O Vicedo, Vilalba, Viveiro y Xove, además de Lugo ciudad.

En todas estas localidades, con excepción de la ciudad de las murallas, están vigentes las restricciones máximas de actividad, con hostelería cerrada en interiores y la posibilidad de utilizar solo al 50% las terrazas, así como otras actividades suspendidas. A mayores, en Viveiro, Xinzo y Arteixo rigen desde el jueves medidas especiales, que pasan por el cierre total al público de la hostelería y el cese de actividades no esenciales.