El teniente de alcaldesa, Rubén Arroxo, presume a pocos meses de las elecciones municipales, en las que volverá a encabezar la lista del BNG, de haber cumplido «prácticamente en su totalidad» el programa electoral con el que se presentó hace cuatro años.

Este viernes, Arroxo ha asegurado que «no le gusta vender humo y prometer cosas que después no se hacen» y por eso celebra que «todo lo dicho en el 2019», en lo que respecta a áreas que dependen del BNG, «se ha cumplido».

El candidato del BNG, formación que gobierna la ciudad de Lugo en coalición con el PSOE, dice que existe «cierta creencia de que los políticos prometen, pero no hacen». «Nosotros podemos decir que a cuatro meses de las elecciones hemos cumplido con casi el 100% de los prometido y que todavía tenemos tiempo para llegar al total», ha apostillado.

Una de las grandes demandas de la ciudadanía este año era poder celebrar, «tres años después», unas Navidades como antes. En este sentido, ha defendido que la cabalgata de reyes «ha estado a la altura».

«Cumplir lo que hemos cumplido significa que veamos cambiando la ciudad de Lugo», ha añadido Arroxo, que ha destacado como hitos del mandato la peatonalizaciones, el «calmado» del tráfico en zonas de centros educativos y la instalación de pasos elevados.

De entre las última actuaciones destacan desde el BNG los cambios en la zona de Recatelo. «Era un barrio que estaba de capa caída, con coches pasando a 15 centímetros de la Muralla Romana, creíamos que era una necesidad actuar y ahora vemos un barrio con más espacios para las personas», ha detallado.

El próximo paso, según ha avanzado, será actuar en el tramo de la calle Isaac Díaz Pardo y trabajar en la remodelación del carril dos Loureiros, que une Recatelo con la Calle Vilalba.