El dirigente pontevedrés Alfonso Rueda, propuesto por el Grupo Parlamentario Popular para suceder a Alberto Núñez Feijóo como presidente de la Xunta, ha lamentado este jueves la actitud de la oposición (PSdeG y BNG), a la que ve «instalada en el no», y ha ironizado con el discurso pronunciado con la líder del BNG, Ana Pontón, en clave ‘presidencial’: «El candidato soy yo».

«La primera sensación que tengo es que les sobraba la sesión de investidura, dijese lo que dijese, iban a decir que no», ha arrancado Rueda su primera réplica en la segunda jornada del debate de investidura, que se cerrará con una votación que, salvo sorpresa, le dejará investido como sexto presidente autonómico de Galicia con el apoyo de los 42 diputados del PPdeG, entre los que se incluye.

Aunque la oferta de pacto la ha dirigido con más intensidad al PSdeG –que en días pasados le había tendido la mano para alcanzar acuerdos que beneficien a la Comunidad en áreas como sanidad, política social o económica–, Rueda ha asegurado que «no renuncia» a «intentar convencer» a socialistas y nacionalistas, y a través de ellos, a los ciudadanos a los que representan.

«Esa es mi misión y voy a intentar hacerlo», ha dicho, aunque no se ha mostrado muy optimista, convencido de que no tendrá «mucho éxito» con independencia de lo que diga o de las decisiones que tome.

Al respecto, ha asegurado que los gallegos esperan de sus representantes propuestas constructivas y ha proclamado que cualquier «proyecto de país», como el que él quiere impulsar, necesita del «empuje» de todas las fuerzas políticas. Por ello, ha considerado que el «no» en el que ve «instalada» a la opoción es «una mala postura».

«Galicia merece algo más que escuchar a políticos enrocados en el no. Tanto yo, como mi Gobierno y mi Grupo, a Galicia le vamos a decir que sí», ha proclamado.

«INVESTIDURA DE LOS MUNDOS DE YUPI»

En una intervención en la que también ha afeado las «cifras equivocadas» que ha atribuido a la oposición y ha advertido que, si bien está dispuesto a dialogar con el PSdeG, espera que sea más fiel al cumplimiento de sus compromisos que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con el ejemplo de las rebajas fiscales, ha cargado con especial intensidad contra el BNG.

Rueda ha ironizado con que su líder, Ana Pontón, se había «marcado» una «investidura de los mundos de Yupi» y le ha recordado: «El candidato soy yo». A renglón seguida, ha subrayado los resultados electorales del BNG en los últimos comicios y la dilatada trayectoria de la nacionalista en el Parlamento. «Cuando le daba el biberón a mi hija ya era diputada, y está en la universidad», ha ejemplificado.

Un Rueda dispuesto a llegar a pactos y a «escuchar con atención» a sus rivales, ha incidido en el «triunfalismo» del Bloque y ha pedido «un poco de humildad y de respeto» por los populares, que lograron una amplia mayoría absoluta en los últimos comicios.

También ha ironizado con la «guerra» que mantienen entre sí los representantes de la oposición –ambos intentaron erigirse a sus partidos en alternativa, con especial intensidad Pontón– «para ver quién es el ganador de los perdedores».