La portavoz del BNG en Europa, Ana Miranda, ha cifrado en 1.400 millones de euros los fondos europeos que la Xunta deja «sin gastar» y ha criticado que esto ocurra «en una situación de pandemia, en la que las necesidades de la sociedad gallega son múltiples».

En este contexto, Miranda ha recordado en una nota de prensa que la aprobación del marco presupuestario de la Unión Europea para el período 2021-2027 establece mecanismos de control sobre el correcto uso de los fondos comunitarios, algo que podría suponer «una fuerte penalización para Galicia por culpa de la mala gestión del Gobierno del PP».

«Que Galicia malgaste o no gaste eficazmente fondos europeos supone dos cosas: que Feijóo es un pésimo gestor y que al PP no le importa solucionar los problemas de la sociedad gallega», ha censurado la nacionalista, quien considera que el presidente de la Xunta debe «explicar por qué» deja estas partidas «sin gastar».

Además, Ana Miranda pregunta al Gobierno gallego por qué «no facilita la participación» de los ayuntamientos en la toma de decisiones sobre los fondos de reconstrucción y censura su «falta de transparencia» en la selección de los proyectos que pueden optar a ellos.

«La Xunta habla de 108 proyectos que pueden movilizar 9.400 millones de euros como candidatos a los fondos ‘Next Generation, pero no sabemos en función de qué criterios fueron seleccionados, ni si se quedaron proyectos fuera, ni quién los seleccionó», ha apuntado.

Al hilo de todo ello, la portavoz del BNG en Europa también defiende que la Comunidad gallega debe gestionar «la totalidad» de estas partidas, aunque avisa de que el PP «no es capaz de gestionarlas correctamente»: «O bien no es transparente o deja los fondos sin gastar».

SILICOSIS

Por otra parte, el Bloque insta al Gobierno estatal a adoptar las medidas «necesarias» que solucionen los problemas del sector de la extracción y transformación de la piedra -granito y losa, principalmente-.

En este sentido, su diputado en el Congreso, Néstor Rego, ha mencionado la «necesidad» de que se reconozca la situación de incapacidad total de los trabajadores diagnosticadas de silicosis de primer grado, ya que «no pueden acceder a otro puesto de trabajo exento de riesgo de exposición a la inhalación del polvo silicótico».

Asimismo, el BNG critica el tiempo de cotización que precisan los empleados de este sector para acceder a la jubilación, puesto que «no se les explica» que «no se les aplica ningún tipo de cociente reductor» como el de la minería interior.

Por eso, Rego también demanda al Estado que dé «las instrucciones necesarias» a la Seguridad Social para que, mientras no se legisle en este sentido, «varíe su criterio actual». No en vano, el diputado nacionalista recuerda que el Congreso aprobó en 2009 una iniciativa del BNG para instar a asignar estos cocientes reductores, pero «más de 10 años después no se hizo nada».