Las asociaciones culturales Mariña Patrimonio e Irmandade Santo Estevo han descubierto en el municipio lucense de Barreiros dos nuevos yacimientos arqueológicos.

Concretamente, se trata de un dolmen en Penabor de unos 15 metros de diámetro, que presenta cono de violación y tres ortostatos; y de una mámoa en el Cruceiro da Ínsua, con unos 20 metros de diámetro.

Ambas entidades han solicitado a la Dirección Xeral do Patrimonio Cultural la inclusión de estos dos monumentos megalíticos en el Catálogo del Patrimonio Cultural de Galicia, aunque, han criticado, «temen que tanto la mámoa de Penabor como la de A Ínsua se sumen a la larga lista de bienes patrimoniales que la DXPC ni cataloga ni protege debido al boicot de Patrimonio a las solicitudes que presenta Mariña Patrimonio», denuncian.

Estas asociaciones mantuvieron una reunión a semana pasada con la alcaldesa, Ana Ermida, para informarle sobre estos nuevos descubrimientos y para solicitarle que el Ayuntamiento de Barreiros inste a la dirección xeral a que los catalogue y proteja.