Representantes de la Asociación Galega de Trasplantados de médula Ósea y Enfermedades Oncohematológicas y la Asociación Bicos de Papel han recorrido este sábado los últimos kilómetros del Camino Francés –entre el Monte do Gozo y el Obradoiro– para concienciar sobre la donación de médula.

La iniciativa ‘Camiño cara a doazón’, bajo el lema ‘dona médula, dona vida’, incide en la «trascendencia» de un gesto «solidario y además fundamental» para que muchos pacientes con cánceres de sangre puedan seguir viviendo.

Ambas identidades, que trabajan con niños con enfermedades oncohematológicas del Hospital Álvaro Cunqueiro, han invitado a los potenciales donantes (personas de entre 18 y 40 años) a informarse sobre la donación de médula.

Han recordado además que para una parte importante de los pacientes, la única solución es el trasplante alogénico, al carecer de un donante familiar compatible. Según datos de Sanidade, señalan en el comunicado, durante el año pasado unas 40 personas en Galicia salieron adelante gracias a la donación de un donante anónimo.

El reto, marcado hace unos días desde la Axencia de Doazón de Órganos e Sangue, es alcanzar al final de 2022 los 15.000 inscritos en Galicia.