El secretario general de Infraestructuras, Sergio Vázquez, ha reivindicado la apuesta del Gobierno central por la movilidad sostenible con la inversión de 230 millones de euros prevista para las estaciones de Vigo, Coruña, Santiago, Ourense y Lugo.

Durante la jornada ‘Conversa: Legado 2030, la herencia que dejas’, Sergio Vázquez ha destacado la orientación de las inversiones del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana hacia la movilidad sostenible. Así, ha resaltado la inversión que prevé realizarse en las cinco estaciones gallegas en el marco de las nuevas políticas de agenda urbana y que incluyen una dotación de 41 millones de euros dentro de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2022.

En este sentido, ha subrayado que Galicia es la comunidad en la que más se incrementa la dotación presupuestaria dentro de los PGE para transporte. De este modo, ha destacado el impulso de la red de ancho métrico y las inversiones en ferrocarril convencional, que ha afirmado que «tendrán una orientación no solo cuantitativa, sino también cualitativa hacia la movilidad sostenible».

También ha asegurado que Galicia tendrá un protagonismo especial en inversiones realizadas desde la Dirección General de Carreteras en el marco de un programa de humanización de travesías que se llevará a cabo en toda la red española. «Hablamos de reducir carriles, ampliar aceras, promover más espacios para peatones y ciclistas, todo orientado a la movilidad sostenible y a la creación de una ciudad para las personas», ha explicado.

EMISIONES GENERADAS POR EL TRANSPORTE

Asimismo, el secretario general de Infraestructuras ha incidido en que el transporte representa el mayor emisor de gases de efecto invernadero y ha resaltado el crecimiento de los mismos en los últimos años. «No podremos alcanzar nuestros objetivos de sostenibilidad si no cambiamos la forma en la que nos movemos», ha advertido. Por ello, ha detallado que el Ministerio impulsa «un cambio en la política de infraestructuras y movilidad».

A este respecto, ha señalado que este cambio pasa por la apuesta por tecnologías más eficientes, para lo que el Gobierno destinará 2.000 millones de euros a incentivos la instalación de puntos de recarga, la adquisición de vehículos eléctricos y de pila de combustible y la innovación en electromovilidad, recarga e hidrógeno verde.

Además, invertirá 400 millones de euros en transferencias a comunidades autónomas para la transformación de flotas de transporte de viajeros y mercancías. También se destinarán parte de los 1.500 millones de euros a ayuntamientos para el mismo fin.

Adicionalmente, se aspira a impulsar el trasvase de personas y mercancías hacia transportes más eficientes, para lo que se busca que el ferrocarril de alta velocidad asuma parte de los desplazamientos por carretera y de los vuelos nacionales. Finalmente, el cambio se dirigirá hacia la disminución de la movilidad, con políticas de flexibilidad horaria laboral y un impulso del teletrabajo.