El Sindicato Labrego Galego (SLG) ha denunciado los obstáculos impuestos por la Agencia Tributaria (AEAT) a los jóvenes a la hora de heredar explotaciones agrícolas, al gravar la cesión de la titularidad cuando esta se produce de padres a hijos.

En un comunicado, la organización sindical rechaza los postulados del fisco español cuando se llevan a cabo este tipo de cesiones. Tal y como recoge el escrito, «en este caso, la AEAT entiende que se produce una ganancia patrimonial por la que obliga a tributar a la persona que cede la titularidad de la explotación».

Sin embargo, para el SLG esta ganancia casi nunca llega a producirse, al tratarse de cesiones dentro del ámbito familiar, en las que en la mayor parte de los casos no existe una contraprestación económica. Entiende que estos cambios de titularidad deberían tratarse del mismo modo que cuando se produce un traspaso entre cónyuges, en los que no se aplica este tipo de tributación.

El sindicato considera que este gravamen solo consigue desincentivar el relevo generacional en la profesión agraria. El sector, que sufre los efectos del envejecimiento generalizado de la población en Galicia, «va a perder a la mitad de los trabajadores dedicados a oficios agrícolas en los próximos dos años», ha declarado la secretaria general del SLG, Isabel Vilalba Seivane.

Además, el Sindicato Labrego Galego ha decidido realizar una reclamación unánime a la Agencia Tributaria a través del Consello Agrario Galego, con el fin de tumbar una medida que consideran injusta, «además de un lastre para el necesario rejuvenecimiento de nuestro campo y medio rural».