Los apartamentos, campings y alojamientos de turismo rural de Galicia registraron durante el mes de marzo 10.058 viajeros, lo que supone algo más de tres veces los alojados en el tercer mes de 2020, cuando se inició el confinamiento motivado por la pandemia de covid-19.

A pesar de las restricciones que han seguido vigentes a la movilidad, los alojamientos extrahoteleros gallegos tuvieron este mes de marzo 6.771 clientes más que hace un año. De ellos, la mayor parte eran españoles –9.723–, mientras que 336 eran extranjeros. Las pernoctaciones se duplicaron, pasando de 11.381 a 21.975.

En cuanto a la procedencia, los cierres de fronteras y las dificultades de movilidad también han tenido efecto, ya que mientras los viajeros nacionales aumentaron significativamente –pasando de 2.738 en marzo de 2020 a 9.723–, los internacionales bajaron de 550 a 336.

Por tipo de alojamiento, los campings gallegos alojaron a 1.489 personas, frente a las 15 que pasaron por ellos hace un año. Por su parte, los apartamentos registraron a 5.364 personas, frente a las 1.893 de marzo de 2020. Finalmente, los alojamientos rurales pasaron de 1.379 usuarios hace 12 meses a 3.205 en marzo de 2021.