El presidente de la Xunta y candidato a liderar el PP, Alberto Núñez Feijó, ha saludado este jueves que los sondeos ya reflejen la recuperación de voto del Partido Popular y que la mayoría de los ciudadanos hayan dado por «zanjada» la crisis interna que sufrió la formación hace poco más de un mes. Dicho esto, ha señalado que prepara una «alternativa sólida» al Gobierno «fracturado e inestable» de Pedro Sánchez.

«Mi intención es presentar una alternativa sólida a un Gobierno tan inestable, tan fracturado y, en mi opinión, en los últimos meses, alejado de la realidad», ha declarado Feijóo en una rueda de prensa en Pontevedra, tras la reunión del Consello de la Xunta.

En este sentido, ha recalcado que el Ejecutivo de Pedro Sánchez no está dando respuesta a los problemas y demandas de la «España real». «Es como si tuviésemos un Gobierno en España que no gobierna España sino que gobierna la España que ellos creen que existe», ha enfatizado.

«TENDENCIA CRECIENTE DE VOTO AL PP»

Al ser preguntado por esa subida del PP a nivel nacional en las encuestas y si lo considera un aval a la campaña que ha hecho por las CCAA explicando a los afiliados su proyecto para liderar el partido, Feijóo ha admitido que le «alegra» que haya sondeos que ya apunten a que hay «una recuperación y una tendencia creciente de voto al PP».

Además, ha destacado el hecho de que esas encuestas también recojan que «la mayoría de los ciudadanos ha dado por zanjada la crisis del Partido Popular, tanto ciudadanos generales como votante sen particular».

El presidente de la Xunta ha saludado que la valoración del PP «suba». «Es evidente que ese tipo de encuestas siempre son mejores que encuestas contrarias», ha manifestado, si bien ha apostillado: «Estamos hablando de encuestas y las encuestas, encuestas son».

FÓRMULAS ESTATUTARIAS ANTE UNA «INCOMPATIBILIDAD SOBREVENIDA»

Al ser preguntado si, en aras de la estabilidad, debería convocarse un congreso en Galicia cuando deje la presidencia del PP gallego antes o después de que se elija un nuevo presidente en la Xunta, Feijóo se ha limitado a decir que cuando tengan algo que comunicar desde el punto de vista «orgánico» lo harán en el «foro adecuado», que «desde luego no es una rueda de prensa del Gobierno» de la Xunta.

Eso sí, ha admitido que cuando asuma la Presidencia del PP el fin de semana del 1 y 2 de abril –cuando se celebra en Sevilla el congreso extraordinario del PP– eso es «incompatible» con su cargo al frente del PP gallego porque así lo establecen los Estatutos de la formación.

Sin embargo, ha recordado que los Estatutos también «establecen una serie de fórmulas para solucionar esa incompatibilidad sobrevenida», que pueden ser «más provisionales o que pueden tener mayor vocación de permanencia». «Entre las fórmulas que concretan los Estatutos, pues el partido decidirá, pero es el partido ya al que le corresponde decidir. Pero aún no se ha producido la eventualidad», ha señalado.

«ESTABILIDAD INSTITUCIONAL»

Además, ha recalcado que hasta ahora todas las eventualidades que han tenido las han resuelto apostando por «dar estabilidad al Gobierno» y «ser previsibles en la toma de decisiones», así como «asegurar la gobernabilidad de Galicia», que es el «lugar con mayor estabilidad institucional de España». A su entender, así seguirá siendo porque «conoce» al PP y el «funcionamiento» tanto del Grupo Parlamentario como de la Xunta de Galicia.

El PPdeG contempla que el secretario general asuma «de forma interina» las funciones de Feijóo hasta activar su relevo. Así, el secretario general del PP gallego, Miguel Tellado, está legitimado para ponerse al frente del partido en Galicia «de forma interina» una vez que, como determinan los Estatutos de la formación, Feijóo se vea obligado a dejar su cargo orgánico para tomar las riendas del PP nacional tras el congreso extraordinario de Sevilla.

Hasta que se active el relevo de Feijóo en clave orgánica –que podría posponerse hasta que se ratifique la sucesión en la Xunta, dado que los tiempos los marcará Feijóo y no está cerrado–, el propio Tellado recalcó el viernes pasado que los Estatutos populares prevén el supuesto de una dimisión del presidente, en este caso por «incompatibilidad» con el liderazgo estatal, y que el secretario general asuma las funciones. «Es una interinidad perfectamente prevista», explicó.