Agentes de la Policía Nacional de la Brigada de Seguridad Ciudadana han detenido, junto con la Unidad Adscrita de la Policía Autonómica, este martes a cuatro personas en Lugo por incumplimiento de las medidas de confinamiento por el estado de alarma, dos de ellos varones reincidentes que realizaban un botellón en una plaza de la ciudad con otras dos personas.

Así lo ha informado la Policía Nacional, que ha relatado que a las 12,00 horas de este martes en la confluencia de la Ronda de la Muralla con la Avenida de la Coruña se ha realizado un control policial, con la colaboración de Policía Local con el fin de vigilar el cumplimiento de la situación de alarma. En él han sido identificadas 16 personas y cuatro vehículos, sin ninguna sanción.

Por su parte, dos individuos de 30 y 45 años, ambos con antecedentes y vecinos de la ciudad, han sido detenidos después de que un vecino de la zona del Castiñeiro llamara para advertir de la presencia de cuatro jóvenes que hacían botellón en la plaza. Una vez personadas las dotaciones de Policía Nacional, verificaron los hechos y como se incumplía la normativa vigente se procedió a la propuesta para sanción de los presentes.

Dos de ellos eran reincidentes y se negaron a abandonar el lugar, por lo que los agentes procedieron a su detención por un delito de desobediencia. De ello ha sido informada la autoridad judicial, ante quien estaba previsto su pase a disposición a lo largo de la mañana de este miércoles.

Por otro lado, también se ha detenido a un joven vecino de la ciudad de 36 años, el cual deambulaba por la zona de la Fonte dos Ranchos en la mañana de este martes. Al ser interceptado, y preguntado por su presencia en la vía pública, manifestó «unos argumentos un tanto incoherentes», ha indicado la Policía, por lo que se advirtió de que debía irse a casa para no ser sancionado.

Entonces, relatan las mismas fuentes policiales, a media mañana este individuo volvió a ser visto por la zona de Santo Domingo y fue de nuevo preguntado por sus motivos, esta vez «injustificados y además descortés» con los agentes, a los que «profiere varios insultos», por lo cual, ante la desobediencia por el estado de alarma, se produjo su detención y traslado a dependencias policiales.

VEHÍCULO

Por su parte, a ultima hora de este martes la Policía detectó un vehículo ocupado por dos personas, los cuales manifestaron que se dirigían a casa de uno de ellos, ya que el otro se encontraba recuperándose de unas lesiones y no estaba bien, por lo que fueron advertidos.

De nuevo a las cuatro de la madrugada fue visto el mismo vehículo, ocupado solo por uno de los individuos anteriores, en este caso el que anteriormente iba en la parte trasera, que ahora conducía.

Al ser parado, los agentes comprobaron que podía estar bajo los efectos de sustancias estupefacientes y alcohol, por lo que se trasladó a dependencias de la Policía Local, donde le realizaron las pruebas correspondientes, que resultaron positivas, por lo que se tramitó atestado por conducir bajo la influencia de drogas y alcohol.

Una vez finalizados los trámites correspondientes a tráfico, se procedió a su traslado a las dependencias de la Comisaría de la Policía Nacional en Lugo, donde quedó detenido por un delito de desobediencia por la situación de estado de alarma. Este varón vecino de la ciudad, de 30 años, cuenta con más de una docena de antecedentes. Estaba previsto en la mañana de este miércoles su pase a disposición judicial, junto con el atestado de lo ocurrido.

Además en Lugo, la Policía Local tramitó este martes pasado 26 actas de infracción a las medidas de confinamiento decretadas por el estado de alarma, que pueden suponer una sanción para cada uno de los denunciados de entre 601 y 30.000 euros, ha recordado este cuerpo municipal.