La Policía Nacional ha detenido a seis personas supuestamente implicadas en el asesinato a tiros de un hombre que tuvo lugar en la plaza Alsacia de Madrid durante el mes de marzo del pasado año a plena luz del día, ha informado este miércoles una portavoz la Jefatura Superior de la Policía.

Todo ocurrió pasadas las 15 horas del 16 de marzo junto al centro comercial de Las Rosas, en un crimen completamente planeado. Un vehículo todoterreno BMW X5 negro en el que viajaba un matrimonio de 42 años y su hijo de 23, quienes embistieron al coche de la víctima, de color gris y marca Citroën5.

Inmediatamente después desde un tercer vehículo, Audi Q7, compinchado con el primero, se puso en paralelo. Era conducido por un joven de 24 años y en el puesto de copiloto iba su padre, de 43, que fue quien presuntamente efectuó varios disparos contra la víctima, que recibió ocho impactos de bala. Hubo un cuarto vehículo implicado, que hasta ahora se desconocía, que efectuaba labores de vigilancia. Era conducido por otro hijo del autor material, de 19 años.

Hasta el lugar llegaron en primer lugar un funcionario del Samur-Protección Civil y agentes que estaban atendiendo a un motorista que había sufrido un accidente leve minutos antes cerca del lugar. Luego llegaron patrullas de la Policía Nacional, así como otros sanitarios del Samur. Pese a los intentos, no pudieron sacarle de la parada cardiorrespiratoria.

La investigación comenzó cuando los agentes del Grupo V de Homicidios, de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid, tuvieron conocimiento del fallecimiento de este varón en la confluencia de la Avenida Guadalajara con Plaza Alsacia a causa de un tiroteo.

Al día siguiente de los hechos, se produjo la primera detención en Sevilla, tratándose del hijo del conductor que colisionó en un primer momento con el del fallecido, que se entregó en el Puesto de la Guardia Civil. Se trata de un chico de 23 años sin antecedentes. Apenas dos semanas más tarde, el 31 de marzo, los investigadores localizaron y detuvieron al conductor de dicho turismo en Madrid, un varón de 42 cpon antecedentes en la Guardia Civil.

Tras estos dos arrestos, las pesquisas se centraron en localizar a los ocupantes del vehículo desde el cual se realizaron los disparos. La búsqueda, desarrollada en toda España, dio como resultado la localización del presunto autor material del homicidio, que fue identificado el pasado seis de mayo en un control de pasajeros realizado en el puerto de Valencia, cuando se disponía el 6 de mayo a viajar en ferry hasta Palma de Mallorca, procediendo de forma inmediata a su detención.

Se trata Antonio Vargas, la persona que supuestamente disparó a la víctima, que recibió siete impactos de bala. Este hombre tiene antecedentes por amenazas, daños, atentado contra la autoridad y delitos contra la salud pública.

En el mes de septiembre, concretamente el día 19, los agentes lograron situar en La Coruña a un cuarto implicado en los hechos, concretamente al conductor del BMW desde el que se abrió fuego, el hijo del anterior. Tiene 23 años y antecedentes por tráfico de drogas y resistencia y desobediencia a la autoridad.

Para dificultar su localización, este varón y personas de su entorno adoptaban numerosas medidas de seguridad, lo que obligó a los investigadores a establecer complejos dispositivos de vigilancia que culminaron con su localización y detención a finales de ese mes.

ÚLTIMAS DETENCIONES EN MADRID Y PALMA

Por último, en otoño, los agentes arrestaron a los dos últimos presuntos responsables del homicidio, un hombre y una mujer. En el caso del varón, fue detenido el 4 de noviembre el aeropuerto Madrid Barajas-Adolfo Suárez, tras permanecer varios meses oculto en Palma de Mallorca. Es la persona que conducía el cuarto coche, el de vigilancia, hijo del autor material, un chico de 19 años sin antecedentes y que vivía cerca del aeropuerto.

Por último, en Palma de Mallorca el 15 de noviembre se produjo el arresto de la mujer, quien viajaba de ocupante en el vehículo que colisionó con el turismo de la víctima. Se trata de un mujer de 42 años sin antecedentes.

Todos ellos pasaron a disposición judicial como presuntos autores de un delito de homicidio, decretándose su ingreso en prisión.

LOS MOTIVOS DEL CRIMEN

Todos los arrestados pertenecen al clan de ‘Los Limpias’ mientras que la víctima del crimen, Joaquín Jiménez, 46 años, es miembro del clan de ‘Los Milagros’ o ‘Los Milagrones’. La cuestión es que una mujer se acababa de separar de un chico de la familia Vargas porque supuestamente este la maltrataba. De hecho, el día antes del asesinato, ella presentó una denuncia de malos tratos en comisaría.

Ante su requerimiento, y también en su calidad de patriarca y pastor evangélico, Joaquín acudió a su casa de intermediador para reclamarles el dinero de la dote, más de 10.000 euros que había entregado a los Vargas por el casamiento, una tradición machista que aún pervive entre algunos clanes gitanos. Al marido le sentó muy mal esta petición.

De hecho, en la visita ninguna de las dos partes habían llegado a ningún acuerdo, incluso lanzaron continuas amenazas de muerte, que finalmente cumplieron ese día, según la Policía. De hecho, ese mismo día planificaron una emboscada contra Joaquín con varios vehículo.

La víctima, ahora muy religioso, tenía varios antecedentes en su pasado, uno de ellos por homicidio. Hace 20 años fue arrestado por matar junto a sus hermanos a dos personas del clan de los Gallegos, en el antiguo poblado de Las Mimbreras, por un conflicto en el reparto de puntos de venta de drogas en la zona. Sin embargo, tras un tiempo en prisión provisional fueron absueltos cinco años después por la Audiencia Provincial de Madrid tras acreditarse las coartadas de los acusados.

La Policía cree que estos hechos pasados no tienen nada que ver con el asunto actual, que se resume en un disputa familiar. Y no atienden a la versión dada por los dos arrestados, quienes aseguran que actuaron en defensa propia porque la víctima les atacó con anterioridad disparando sobre su coches.