Un vecino de Vigo ha sido investigado como presunto autor de más de 20 delitos de estafa cometidos en diferentes establecimientos comerciales de distintas localidades gallegas, donde pagaba el importe con un justificante de ingreso bancario falso. Las supuestas estafas superan los 100.000 euros.

Según el relato policial, esta persona, que cuenta con «un amplio historial de antecedentes policiales», se dedicaba fundamentalmente a la compra de maquinaria agrícola, herramientas y material audiovisual electrónico, que posteriormente vendía en establecimientos de compraventa de objetos de segunda mano.

El presunto autor está investigado por, «al menos», 17 estafas que habría cometido en siete localidades de la provincia de Pontevedra –Vigo, As Neves, Ponteareas, Redondela, O Porriño, Cañiza y Cangas–, tres en la de Ourense –Cortegada, A Gudiña y San Cibrao–, una en Lugo (Ribadeo) y otra en A Coruña (Cambre). También se identificó otro establecimiento comercial afectado en la comunidad asturiana (Gijón).

Las cantidades estafadas, desde el pasado mes de mayo, alcanzan los 102.244 euros. Con todo, la Guardia Civil ha explicado que se han podido recuperar diversas herramientas agrícolas y maquinaria audiovisual para la celebración de espectáculos públicos, además de un tracto-camión y el semirremolque de un escenario –a pesar de que buena parte del material comprado de forma fraudulenta ya no figuraba en el establecimiento de compraventa donde se había vendido–.

Las diligencias instruidas se entregaron en el Juzgado de Instrucción de guardia de Ponteareas, donde deberá comparecer el investigado cuandosea requerido.

INTERCEPTADOS CON SEIS KILOS DE MARIHUANA

Por otr parte, dos jóvenes, vecinos de Vilagarcía de Arousa (Pontevedra) y de 20 y 21 años de edad, han sido interceptados y detenidos en el peaje de la AP-9 de Pontevedra, por la que circulaban con seis kilos de marihuana.

Los hechos tuvieron lugar esta semana en el marco de una operación de verificación de vehículos establecida en la AP-9 y, tal y como ha señalado la Guardia Civil en un comunicado, la «actitud sospechosa» de los dos ocupantes de uno de los vehículos interceptados «propició» que los agentes inspeccionasen «minuciosamente» el turismo.

Así, los agentes encontraron en el maletero dos sacos de plástico, que contenían seis kilos de marihuana repartidos en seis envoltorios de menor tamaño. Dicha tenencia rebasa «considerablemente» la cantidad máxima considerada para consumo propio, por lo que se procedió a ladetención del conductor del vehículo y de su acompañante como presuntos autores de un delito contra la salud pública, por tráfico de drogas.

Los detenidos, «con amplios antecedentes policiales relacionados con la tenencia ilegal de estupefacientes», fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de guardia de Cangas.