La Policía Local de Ferrol detectó el pasado viernes, día 8 de enero, un coche aparcado cuyo conductor le había pegado el adhesivo de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) correspondiente a su novia.

Según informa el Ayuntamiento en una nota de prensa, ocurrió sobre las 19,35 horas de la tarde, cuando los agentes observaron que un turismo estacionado en la rúa Igrexa mostraba esta pegatina con signos de haber sido manipulada.

Tras comprobar los datos del vehículo a través de la sala de operaciones, observaron que carecía de la ITV en vigor, ya que había caducado el 19 de noviembre de 2019.

Cuando localizaron a su dueño, este reconoció que el coche no había superado la inspección y que, por tanto, había cogido el adhesivo del vehículo de su novia, quien también admitió los hechos.

VENTA DE ALCOHOL A MENORES

Por otra parte, también el viernes, la Policía Local denunció al propietario de un establecimiento del barrio de A Magdalena por vender bebidas alcohólicas a una persona menor de edad.

Ocurrió pasadas las 17,00 de la tarde, cuando un testigo advirtió a los agentes de que en un bar del centro había menores consumiendo. Una vez allí, la Policía identificó a dos personas bebiendo cerveza en la terrada, de las que una tenía menos de 18 años.

Por eso, los agentes denunciaron al propietario del bar. Además, al ser preguntado por la licencia del local y por el cartel de la normativa de prohibición de venta de alcohol a menores, el dueño manifestó que no lo tenía en el establecimiento, según relata el Ayuntamiento.