El Consello de Goberno de la Universidade de Santiago de Compostela ha aprobado la nueva regulación del profesorado o investigadores ‘ad honorem’, una figura concebida para vincular a la institución con personas de probado prestigio que desarrollaron o desarrollan su actividad dentro y fuera de la USC.

El objetivo es que las personas que asumen este rol mantengan una colaboración con la universidad que redunde en un aumento de su prestigio y proyección. El nuevo texto contempla una duración de tres años, prorrogables a otros dos, con esta figura, que en cualquier caso terminará al cumplir los 75 años de edad.

El documento aprobado este martes actualiza la definición de esta figura honorífica, establece los requisitos de acceso y fija un proceso para su nombramiento.

Por otro lado, se ha dado luz verde a la participación de la USC en el DIH Datalife-Hub de Innovación Digital Datalife, que se conforma para actuar como una red conectada de conocimiento, infraestructuras o tecnología en cuyo núcleo se sitúa la inteligencia artificial y la analítica de datos.

Otra de las cuestiones abordadas ha sido la propuesta de incorporación de investigadores beneficiarios del programa Ramón y Cajal en su convocatoria correspondiente a 2018.