El alcalde de Santiago, el socialista Xosé Sánchez Bugallo, ha remarcado el «escenario limitativo» que supone, por ejemplo para articular las cuentas del Consorcio compostelano para el próximo ejercicio, el hecho de que no haya nuevos Presupuestos Generales del Estado (PGE) y ha manifestado su deseo de que la situación política pueda desbloquearse tras las elecciones generales del 10 de noviembre.

Tras participar en la inauguración de la XXX Semana de la Carretera, el regidor compostelano ha sido preguntado por la reunión mantenida en esta jornada en el Consorcio y ha incidido en que ha sido «de trámite». Entre otras cuestiones, se abordaron «pequeñas modificaciones presupuestarias para reforzar el funcionamiento de la Orquesta Filharmónica hasta final de año».

«También empezamos a ver un poco cuál es el escenario para el año que viene, habida cuenta de que tenemos que aprobar los presupuestos del Consorcio sin que existan Presupuestos Generales del Estado», ha esgrimido, antes de aclarar que, aunque se conozcan los de Xunta y Ayuntamiento, la parte de la Administración central será «una prórrga» de las cantidades presupuestadas para 2019.

«Que ya es una prórroga de lo presupuestado en 2018», ha agregado, antes de apuntar que se trata de «un escenario muy limitativo». «A ver si se puede solventar la situación política del país (tras el 10N), pero a día de hoy es imposible; no hay PGE ni los va a haber en las próximas semanas», ha constatado Bugallo, quien ha recordado que la Xunta destinará en concepto de capitalidad a Santiago en torno a 2,3 millones.

El regidor ha incidido en que, si bien esta cuantía supone «un pequeño incremento» en relación al ejercicio en vigor, todavía «no repone» la situación que había en 2010.

ORDENANZAS FISCALES

En cuanto a la propuesta del PP de bajar el IBI urbano para potenciar el pequeño comercio, Bugallo no se ha cerrado a «incorporar alguna cuestión de matiz a las ordenanzas fiscales», pero ha advertido que «no se puede estar permanentemente reclamando más gasto».

Así, ha incidido en que la cantidad que aportará la Xunta por la capitalidad es conocida y la financiación por parte del Estado se corresponderá con una prórroga de las cantidades, por lo que no se puede «minorar la aportación municipal».

Y es que hacerlo, ha argumentado, dejaría al Ayuntamiento «sin capacidad de hacer frente a las propias demandas que los grupos presentan en la Corporación». «Todas las mociones implican más gasto, todas. Abogan por invertir más en el rural, arreglar calles… todo es más gasto», ha alegado.