InicioSOCIEDADLa Sociedad Gallega de Geriatría demanda profesionales y más residencias para mayores:...

La Sociedad Gallega de Geriatría demanda profesionales y más residencias para mayores: «Las plazas son escasas»

Publicada el


La Sociedad Gallega de Gerontología y Geriatría reclama más «recursos, residencias y profesionales» para atender en Galicia las necesidades generadas por una población cada vez más envejecida, mientras pide tener en cuenta la «voluntad» de las personas mayores para establecer los servicios y la atención dirigida a este colectivo.

Por su parte, la Xunta reivindica que esta autonomía «fue una de las primeras en contar con un nuevo modelo de cuidados para sus residencias», del que asegura que «ya está en pleno desarrollo» en los centros dependientes de la administración gallega.

«Nuestra comunidad dispone en la actualidad de más de 15.000 plazas de atención residencial financiadas con fondos públicos», explican a Europa Press desde la Consellería de Política Social, que avanza que a esta oferta pública se incorporarán más de 1.000 nuevas plazas, con las siete residencias que construye en las ciudades la Fundación Amancio Ortega y los nuevos centros de Barbanza, en Ribeira, y Antas de Ulla.

Sobre la situación actual, Rafael Vázquez, vocal de centros gerontológicos de la Sociedad Gallega de Gerontología y Geriatría, subraya que los nuevos modelos planteados tras la pandemia están enfocados «a que las personas mayores tengan unos ámbitos de convivencia más próximos, pero también más limitados en número».

«De manera que se establecen, en general, estructuras de atención a través de unidades de convivencia más pequeñas, en torno a 20 o 25 usuarios», precisa sobre las medidas planteadas para los nuevos centros.

«La duda es cómo se van a adaptar los que ya están funcionando y que no tienen las estructuras amoldadas a esta característica, esta cuestión todavía está sobre la mesa», apunta mientras que la Consellería de Política Social se remite a las actuaciones ya en residencias.

MÁS FINANCIACIÓN

Respecto al modelo nacional, Rafael Vázquez precisa que «todavía se está consensuando con las comunidades autónomas para poder cuadrar todos los requerimientos que contempla».

«Las normas que hagan referencia a la organización de los centros van a tener un impacto importante en la financiación de los mismos, por tanto, cualquier modelo tiene que ser evaluado, tanto a nivel asistencial y de prestación del propio servicio, como en la parte que corresponde a la financiación», añade.

Por ello, apunta a la necesidad de «seguir incrementando las cuantías destinadas a la atención a la dependencia para mejorar las ratios y los servicios que se ofrecen» y en atender a la «voluntad» de las personas mayores. «No se puede plantear ningún modelo de cara al futuro en el que no participe el tejido asociativo y las organizaciones de mayores».

«Ellos son los que deben dar su opinión sobre cómo quieren ser cuidados y cómo debe ser la atención y los servicios dirigidos a este colectivo», apostilla para remarcar que «la voluntad individual de la persona es la que marca la necesidad de ingresar en un centro y no debe ser sustituida por la de otras partes interesadas».

EFECTOS DEL ENVEJECIMIENTO

Desde el punto de vista de los profesionales, recalca que en estos momentos «las plazas residenciales son escasas porque hay una pirámide poblacional que está evolucionando y envejeciendo y que va a generar mucha demanda en la prestación de servicios para atender a la dependencia».

«Van a hacer falta recursos y, concretamente en Galicia, van a hacer falta más residencias», asegura para incidir en que «en los próximos 20 años va a haber un incremento de la demanda y también se necesitarán más profesionales, aspecto que se está convirtiendo en un problema grave en la prestación presente y futura de estos servicios».

Todo ello de cara también a «una prestación de calidad» en las residencias. «La administración es quien debe decidir si estas prestaciones deben ser públicas o privadas, valorando los costes de financiación de esos servicios y asegurando una prestación adaptada a su tiempo», asevera a este respecto.

PILARES DEL NUEVO MODELO

Por su parte, consultados por Europa Press, la Consellería de Política Social apunta que Galicia «fue una de las primeras comunidades autónomas en contar con un nuevo modelo de cuidados para sus residencias que ya está en pleno desarrollo en los centros de la Xunta».

Del mismo, explica que se basa en cuatro pilares: la humanización de los centros, una mayor coordinación sociosanitaria, el aprovechamiento de las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías y mejoras estructurales.

Algunas de las medidas ya adoptadas dentro de este nuevo modelo de cuidados son la implantación en todos los centros residenciales de la historia clínica electrónica, «que se comparte con los servicios médicos para mejorar los flujos de información y también la atención sociosanitaria de los usuarios de las residencias» o la creación de un certificado de calidad en base a estándares internacionales.

A ello, suma la puesta en marcha de un censo común estandarizado para todas las residencias, el desarrollo de «un plan de formación continuo para los profesionales de los centros», habitaciones inteligentes, con pantallas táctiles y sensores para mejorar la comunicación entre el usuario y el personal o detectar posibles caídas de los usuarios, junto con nuevos sistemas de rehabilitación virtual.

ACTUACIONES

Al hilo de esto, afirma que se están realizando diferentes obras de acondicionamiento para mejorar las infraestructuras, como en los centros Torrente Ballester (A Coruña), Campolongo (Pontevedra) o las residencias A Milagrosa y As Gándaras, ambas en Lugo.

«También se encuentra en estos momentos en obras el que será el primer centro de cuidados intermedios público de España, que se ubicará en Santiago de Compostela, y al que se sumará un segundo en Mos (Pontevedra), en ellos, se atenderá a personas que ya recibieron el alta médica pero que siguen necesitando cuidados especializados».

A estas medidas, suma la primera normativa gallega de viviendas colaborativas, que regula y define las condiciones materiales, arquitectónicas y de personal en las que se llevará a cabo esta nueva tipología de recurso que permite a un grupo de personas mayores vivir en un mismo lugar y compartir servicios.

últimas noticias

Un jabalí recorre de madrugada el centro de la ciudad de Santiago

Un jabalí recorrió en la medianoche entre el miércoles y el jueves el centro...

La facturación del sector servicios de Galicia sube un 5,6% en febrero

El sector servicios gallego registró una subida de su facturación del 5,6% en febrero...

La Policía de Ferrol detiene a un hombre con más de 200 gramos de hachís

La Policía Local de Ferrol detuvo en la madrugada de este miércoles a un...

Sindicatos convocan movilizaciones en la Agencia Tributaria para lograr mejoras laborales y salariales

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), SIAT, UGT, CCOO y CIG han...

MÁS NOTICIAS

Un jabalí recorre de madrugada el centro de la ciudad de Santiago

Un jabalí recorrió en la medianoche entre el miércoles y el jueves el centro...

Transportes aprueba el proyecto de sendas para bicicletas y peatones en la avenida de Alfonso Molina, en A Coruña

El Ministerio de Transportes y Movilidad Sostenible ha aprobado el expediente de información pública...

Continúa abierta la operación en Ourense y Pontevedra contra fabricantes de narcolanchas tras seis detenidos

Este jueves continúa abierta la operación de la Guardia Civil iniciada el miércoles en...