El Gobierno de Santiago ha aprobado la propuesta de desestimiento de la licitación para la puesta en marcha de los presupuestos participativos ‘Compostela Decide’ para el año 2020, una de las medidas impulsadas por el ejecutivo local dirigido entonces por Martiño Noriega y un modelo que ahora el equipo de Xosé Sánchez Bugallo pone en duda, aunque sin descartarlo de momento y a la espera de analizarlo detenidamente.

Se trata de uno de los asuntos trasladados en rueda de prensa por el regidor relativos a la junta de gobierno local de este lunes, en la que ha dejado la puerta abierta a que el modelo de presupuestos participativos acabe entrando en las futuras negociaciones y conversaciones con el resto de grupos para sacar adelante las cuentas para el próximo año.

«Podría ser», ha reconocido Bugallo, quien ha pedido esperar a disponer de un anteproyecto de presupuestos antes de avanzar cualquier conclusión al respecto, un documento que se calcula para el mes de noviembre, y con el que «hablarán con el resto de grupos» para ver las «expectativas» y posibilidades para sacarlos adelante o, «si no es posible», intentar acudir a «otra forma de aprobación».

El regidor ha recordado que el PSOE solicitó a Compostela Aberta, durante la campaña electoral, que «desistiese» de sacar adelante el proceso de los presupuestos participativos, aunque finalmente el expediente de licitación fue aprobado en junta de gobierno, «pero no convocado».

Es por ello que su grupo ha decidido «desistir» en el proceso, ha trasladado Bugallo, quien ha avanzado que «se valorará» una posición al respecto de esta iniciativa. De momento, ha querido dejar claro que desde el Gobierno local no están «de acuerdo con los sistemas de los últimos años», que ha considerado «ni demasiado efectivo ni demasiado representativo».

«Los que están mejor organizados son los que tenían más posibilidad», ha explicado el regidor, por lo que había actuaciones que «no fueron afortunadas». En este sentido, ha insistido en que el Gobierno local decidirá «si se mantienen» las cuentas participativas y que, en ese caso, se concretarían las cuantías y un nuevo modelo de organización. OBRAS DE ESCARABUÑAS Y PEDREIRA

Entre las cuestiones abordadas en la junta de gobierno local se encuentra la aprobación, con urgencia, de propuestas para dar un nuevo trámite de audiencia a las empresas contratistas de las obras de reparación de las calles Escarabuñas y Pedreira tras la resolución del contrato.

Bugallo ha trasladado su descontento con estas actuaciones y que los materiales utilizados «no son de la calidad indicada en el proyecto» de las obras, por lo que se abrirá un proceso sancionador a estas empresas y el Ayuntamiento asumirá el término de las actuaciones con sus propios presupuestos.

«Es indefendible», ha considerado el regidor, quien ha avanzado que el Ejecutivo local buscará una ponderación de las valoraciones de los proyectos a través de sus técnicos para buscar un equilibrio entre la calidad y la rentabilidad económica, para que el coste reducido no sea la única prioridad.