El conselleiro de Cultura, Educación, FP e Universidades, Román Rodríguez, ha destacado este sábado que el Gobierno gallego trabaja en la mejora de la eficiencia energética de los centros educativos con rehabilitaciones integrales y instalaciones de biomasa y fotovoltáicas.

El titular de Educación ha visitado este sábado la nueva central de biomasa que da servicio a varios edificios públicos, la mayor parte de ellos educativos, en Lalín (Pontevedra), tras una inversión de 1,3 millones de euros por parte de la Xunta.

En el marco de esta visita, de la que ha informado la Xunta en un comunicado, el conselleiro ha destacado que la Administración autonómica trabaja en la mejora de la eficiencia energética de los centros de enseñanza mediante tres líneas de actuación: rehabilitaciones integrales y mejoras sectoriales (como el cambio de luminarias o las impermeabilizaciones de las fachadas, que permiten un ahorro energético de alrededor del 40 %), instalaciones de biomasa y placas fotovoltaicas.

«A través de todas estas medidas, enmarcadas en el Plan de Nova Arquitectura Pedagóxica, buscamos reducir el impacto medioambiental que supone climatizar los edificios educativos. Asimismo, favorecemos el ahorro económico en un contexto de alza de los precios energéticos», ha dicho. Además, ha destacado que este tipo de mejoras redundan en un mayor confort para la comunidad educativa.

HASTA UN 61% DE AHORRO

En el referido a la central de biomasa de Lalín, Román Rodríguez ha subrayado lo «ambicioso de la instalación», que va a permitir «reducir las emisiones de CO2 en un 61% y un ahorro económico anual de 27.000 euros».

En este sentido, ha apuntado que el consumo actual de los edificios es de unos 63.000 litros de gasóleo/año, lo que supone 627.000 kWh de consumo energético y unas emisiones aproximadas de 195 toneladas de CO2 equivalente. Con el cambio de combustible, el consumo será de 11,2 toneladas de CO2 equivalente, por lo que el ahorro estimado es de 184 toneladas, es decir un 94% menos respecto de las emisiones actuales.

Tal y como ha explicado el conselleiro, la obra está prácticamente finalizada, a la falta de que la empresa haga las pruebas correspondientes y ponga a punto la instalación con los centros ya en uso. «De este modo, está previsto que todo esté listo el 7 de octubre, por lo que la instalación estará en funcionamiento para cuando llegue la época de frío», ha señalado.

El titular del departamento educativo de la Xunta ha recordado que la de Lalín es la tercera instalación de este tipo, tras la puesta en marcha en Pontevedra en 2021 y la que entrará en funcionamiento este curso en Lugo, en la que ahora mismo se están acabando los últimos detalles y que también estará lista para la época de temperaturas más bajas.

La nueva instalación de biomasa alimentará cuatro edificios, en concreto el Instituto IES Ramón María Aller Ulloa, el Colegio CEIP Xesús Golmar, la Galiña Azul Lalín-Pontiñas y el Auditorio Municipal de Lalín, con un ahorro posible entre todos de más de 2.000 personas.

MEJORAS EN EL CEIP XOAQUÍN LORIGA

Además, el conselleiro también ha visitado el Colegio CEIP Xoaquín Loriga de Prado, donde su departamento ha acometido mejoras por importe de más de 48.000 euros. La obra ejecutada ha consistido en la construcción de una cubierta a base de estructura metálica para el espacio del patio.

UN TOTAL DE 1.372 ACTUACIONES ESTA LEGISLATURA

La Xunta ha destacado que todas estas actuaciones se enmarcan en el Plan de Nova Arquitectura Pedagóxica, la hoja de ruta con la que el Gobierno gallego está modernizando los centros educativos y que tiene entre sus objetivos principales lo de conseguir unos centros educativos más eficientes y respetuosos con el medio ambiente.

Ambas obras forman parte del paquete de intervenciones en marcha este verano, un total de 444 obras de mejora en 305 centros educativos de Galicia, lo que supone 87 actuaciones más que el pasado 2022. El presupuesto es de 76,5 millones de euros, un 19% más. En lo que va de legislatura se impulsaron al amparo de este plan 1.372 actuaciones.