La alcaldesa de Lugo, Lara Méndez, ha reconocido este miércoles un «incremento» de altercados y «peleas callejeras» en el centro de la ciudad, sobre todo, durante los fines de semana, declaraciones que ha hecho después de que fuesen detenidas siete personas por una reyerta el día de Fin de Año y de que este fin de semana tuviese lugar otra pelea en la Praza de Santa María.

Así, la regidora lucense ha admitido que «es una realidad este incremento de altercados en la calle, de peleas callejeras producidas por jóvenes». «De entrada, hay que condenar todo acto violento y poner el foco en donde hay que ponerlo y es que estas actitudes se han incrementado después de la pandemia, ahora que se habla también mucho de la salud mental, de la problemática de cómo se gestiona esta postpandemia», ha manifestado.

Méndez ha puntualizado que este es «un tema que se ha tratado en la junta de seguridad» que se ha celebrado este miércoles, a la que acudió la subdelegada del Gobierno en Lugo, Isabel Rodríguez.

La regidora lucense ha indicado que se abordó todo aquello que sucede en las calles de la ciudad y se pondrá más el foco en el hecho de que se están incrementando el número de denuncias que se producen durante la noche los fines de semana. Méndez ha aseverado que, por parte del Ayuntamiento de Lugo, se «incide mucho en el cierre de locales problemáticos o donde se han producido altercados».

Así, seguirán en la línea de «ser muy exigentes en el cumplimiento de la normativa de los locales», ha comprometido, al tiempo que se ampliará la colaboración con la Policía Nacional para mantener el orden público en las calles y se seguirá incidiendo en los operativos conjuntos con la Policía Local.

Méndez ha reiterado la «problemática» que se ha agudizada tras la pandemia de «problemas de salud mental que sufren los más jóvenes. Así, se ha referido al dato «tremendo» y «alarmante» de que al 44 por ciento de los jóvenes le pasó por la mente la idea de suicidarse. «Esto es una situación que nos tiene que preocupar muchísimo, hay que reforzar la sanidad porque es fundamental y abordar esa problemática de salud mental», ha significado.

AMEIJIDE

Por su parte, el concejal popular Antonio Ameijide ha reclamado a Lara Méndez que aclare «por qué no hubo una rápida respuesta policial»y solicita presencia policial permanente en las zonas de ocio lucense y cámaras de vigilancia.

Los populares hacen estas peticiones «tras comprobar el aumento de peleas en la noche lucense» y, por ello, también solicita información de los acuerdos de la junta local de seguridad para garantizar la seguridad en los barrios como el de A Milagrosa.

«La deriva que está tomando Lugo en los últimos meses superó el límite y corre el riesgo de dejar de ser esa ciudad tranquila y amable de siempre, a ser un lugar en el que los ciudadanos caminen con miedo por ciertas calles», han advertido los populares.

Por ello, Ameijide apunta la necesidad de «medidas disuasorias», como presencia policial permanente en la calle, la instalación de cámaras de vigilancia o la dotación de una unidad de la UPR, que «ayudaría a la prevención de la delincuencia», así como al «mantenimiento y, en su caso, restablecimiento del orden y la seguridad ciudadana».