El PSOE de Ourense ha celebrado el «avance imprescindible» de la Ley de Memoria Democrática al retirarse una placa de exaltación de la dictadura situada en el interior de la Catedral de Ourense.

En una nota de prensa, la secretaria xeral de los socialistas ourensanos, Natalia González, ha señalado que es «imprescindible» y de «obligación para todos» que la simbología de exaltación de «aquellos que cometieron crímenes contra la humanidad» desaparezca «cuanto antes».

«No podemos seguir sufriéndola cuando circulamos por las carreteras de nuestro país, en las calles de nuestras ciudades o en los centros religiosos», ha manifestado.

Los socialistas ourensanos han destacado el «enorme trabajo y lucha» del «abogado de la memoria», Eduardo Ranz, que denunció desde el año 2015 esta «anomalía legal de que elementos contrarios a la memoria democrática» estuvieran ubicados en la Catedral.

Así, consideran un avance «muy simbólico y satisfactorio» en el cumplimiento de la Ley de Memoria la retirada de la simbología franquista de la Catedral.

Con todo, aseguran que llevarán iniciativas a nivel municipal para exigir que «esa obligación legal» se ejecute «sin mayores dilaciones por parte del Ayuntamiento de Ourense en toda la ciudad».