La Diputación de Lugo ha salido este lunes al paso de un boletín impreso difundido por el BNG sobre la situación de la residencia de A Fonsagrada para asegurar que se mantendrá «con total normalidad el servicio y funcionamiento de la residencia», que está prestando una excelente atención a los usuarios y sus familias», así como constatan ellos mismos, además de generar empleo y actividad económica en el ayuntamiento.

En un comunicado, el ente provincial recuerda que un procedimiento judicial originado hace más de seis años (983/2016) en el Juzgado de Primera Instancia número 1 de Lugo por la vía civil, dio lugar a una sentencia de este tribunal, ratificada por la Audiencia de Lugo en la que se determina la existencia de un problema de mediciones en el momento de la construcción entre el edificio de la residencia y el de una vivienda anexa.

La sentencia está en fase de ejecución (227/2022), que se sigue en el propio juzgado de primera instancia. En esta fase, la institución ya emitió los informes técnicos, jurídicos y sociales que acreditan la imposibilidad de ejecutar la sentencia en los términos contemplados. La Diputación expropió ya el edificio del que surgía la obligación de retranquear el inmueble de la residencia, por lo que la parcela y la vivienda pasan a ser propiedad de la institución provincial y serán incorporadas a los equipamientos dotacionales del propio centro de mayores.

Así las cosas, la institución provincial sostiene que el BNG de A Fonsagrada debería ser más responsable y «no crear alarma en los ciudadanos», porque «no todo vale en política y, menos, cuando se trata de asuntos tan sensibles como los servicios de atención a las personas mayores».

De esta manera, la Diputación de Lugo «lamenta profundamente la manipulación que se trata de hacer de una situación que se va a solucionar y que, en ningún caso, dará lugar a la demolición», pide «más rigor» y ofrece «tranquilidad» a los usuarios, familiares y conjunto de los vecinos.