Un conductor de 39 años ha sido detenido después de protagonizar una persecución en las calles de Ourense, por las que circuló a gran velocidad escapando de la Policía Local después de ser visto realizando derrapes en las inmediaciones de la plaza Bispo Cesáreo.

El hombre, vecino de la ciudad de Ourense y que circulaba bajo los efectos de alcohol y drogas, fue avistado por una patrulla de la Policía Local a las 03,30 horas realizando maniobras temerarias, por lo que intentaron sin éxito interceptarlo.

El conductor inició una fuga por la calle Progreso para girar a continuación en dirección contraria por la calle Parada Justel. A raíz de esta conducta, la Policía Local activó un dispositivo con varias dotaciones implicadas para tratar de interceptar al invididuo.

La persecución continuó por el barrio de O Couto, donde el fugado circuló a gran velocidad sin repetar en ningún momento la señalización. Alcanzó la N-525 para, posteriormente, regresar a O Couto y ser interceptado por varias patrullas que lograron cerrarle el paso en la calle Jesús Soria.

Allí, sin escapatoria, el conductor se resistió a abandonar su vehículo y a ser detenido por los agentes, dos de los cuales resultaron lesionados de forma leve. El individuo dio positivo en drogas y alcohol, en esta última, dos veces más de la tasa permitida