El personal de Gardacostas de Galicia continúa con las movilizaciones para reclamar su inclusión en el régimen especial del mar, del que están excluidos por su condición de personal funcionario.

Según ha asegurado el sindicato CIG en un comunicado, este jueves han llevado sus reivindicaciones hasta las puertas de la Xunta de Galicia, donde han mantenido un encuentro con la conselleira do Mar, Rosa Quintana, a quien le han reclamado que «haga las gestiones oportunas para corregir esta discriminación».

Dicho escrito señala que, durante la reunión, que ha tenido casi una hora de duración, se ha hecho una evaluación del tratado en el Congreso con los grupos que sustentan el Gobierno, PSOE y Podemos, porque, según estas formaciones políticas, faltaba un informe que tenía que haber sido elaborado por la Consellaría do Mar y una reunión bilateral con la Xunta que tenía que haber sido celebrada para aportar «una solución que viesen lógica».

A este respecto, la responsable nacional de la CIG-Autonómica, Zeltia Burgos, ha explicado que la conselleira se ha comprometido a hacerlo, pero con una mesa de trabajo global en la que se evalúe también la situación de otros colectivos.

«Nosotros insistimos en que se centrara en la cuestión del personal de Gardacostas, que es la lucha que tenemos ahora y que tiene una singularidad, tanto con respecto a los otros cuerpos de vigilancia pesquera que hay en otras comunidades, como a otros funcionarios del Estado», ha señalado Burgos.

Desde la CIG señalan que al personal funcionario de Gardacostas de Galicia se le exige, como a todos los trabajadores del mar, los requerimientos del Instituto Social da Mariña (ISM) para poder realizar sus funciones, pero, al mismo tiempo, el propio sistema no los admite porque «no están dentro del régimen especial del mar ya que están en el régimen general de la Seguridad Social.

Por eso, Burgos entiende que intentar ampliar el campo de acción a otros colectivos muestra «una intención clara de no arreglar el conflicto que hay ahora mismo con el personal de Gardacostas».

«La CIG no va a dejar de presionar a la conselleira para llegar a una solución», ha declarado Burgos, quien ha adelantado que se va a instar al delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, a presionar al Gobierno para lograr una solución para este colectivo de funcionarios públicos encargados de la costa gallega.