El Ayuntamiento de Verín (Ourense) ha aprobado, por unanimidad, activar el protocolo para solicitar la declaración de zona afectada gravemente por una emergencia de Protección Civil –antes conocida como zona catastrófica– por los daños provocados por los incendios en la zona.

Así, se busca que se habiliten líneas de ayudas y subvenciones estatales en relación con los fuegos iniciados 3 de agosto en Verín –ya extinguidos–, parroquia homónima, que calcinó unas 600 hectáreas. Tuvo más de 10 focos, lo que apunta a una «clara intencionalidad». Este fuego provocó «importantes daños materiales» y obligó a activar al Situación 2 por proximidad a viviendas, con una «gran virulencia» en Cabreiroá, Ábedes, Queirugás, Vilamaior, O Salgueiro, Caldeliñas, A Rasela y Tintores.

Por su parte, también se hace esta declaración en relación con el fuego iniciado el 18 de julio en el municipio de Oímbra, que entró desde Portugal, con afectación a la parroquia de Mandín, en Verín.

De tal forma, el cómputo global de hectáreas quemadas en el municipio es de 1.931, según los cálculos aportados por el Ayuntamiento de Verín.

Además, la corporación municipal ha querido agradecer a todos los profesionales voluntarios que participaron en la extinción del incendio por su gran trabajo y rápida respuesta. «Sin duda, gracias a todos ellos se evitó que el desastre fuese mucho mayor», sostiene.