Familiares de los 21 fallecidos en el naufragio del pesquero gallego ‘Villa de Pitanxo’, que se hundió el pasado 15 de febrero a 450 kilómetros de la costa de Terranova (Canadá), solicitarán en los próximos días a la Audiencia Nacional que investigue a Eduardo Rial, uno de los tres supervivientes de la tragedia y sobrino del patrón del barco, Juan Padín.

Según han confirmado a Europa Press familiares de las víctimas, en su solicitud tratarán de que el juez Ismael Moreno cambie la consideración de Rial a investigado, ya que en la actualidad acudió a declarar el pasado lunes a Madrid en calidad de testigo.

Todo ello a raíz del atestado de la Guardia Civil sobre el caso, en el que se incluyen las declaraciones de los marineros del buque ‘Playa Menduiña 2’, el barco que rescató a los supervivientes del Pitanxo. En ellas, algunos miembros de la tripulación aseguraron que Rial dijo que su tío mentía, pero que él daría la versión que su tío le dijese.

«Entendemos que la declaración de Eduardo Rial no fue veraz, sino que llevó la estrategia de su tío», han lamentado desde las familias, por lo que solicitarán que pase a ser investigado y no testigo de los hechos porque observan un comportamiento que podría suponer un supuesto delito de encubrimiento o de falso testimonio, entre otros.

Ya el pasado 30 de mayo la Audiencia Nacional admitió a trámite una querella contra el patrón del barco y la armadora del mismo, Pesquerías Nores Marín, por presuntos delitos de homicidio por imprudencia grave, contra los derechos de los trabajadores y encubrimiento.

Sin embargo, en su día el juez Ismael Moreno excluyó a Eduardo Rial de la querella porque ya había sido citado a declarar como testigo, «sin perjuicio de lo que resulte de las diligencias a practicas», señaló el titular del Juzgado Central de Instrucción número 2.

ANÁLISIS DE UN MÓVIL

En otro orden de cosas, Ismael Moreno también ha autorizado a la Guardia Civil a analizar el contenido del móvil de uno de los fallecidos en el naufragio del ‘Villa de Pitanxo’, que fue encontrado junto con su cadáver.

El objetivo es acceder, analizar, volcar y extraer datos con el fin de localizar documentos, archivos electrónicos, programas informáticos, fotografías, vídeos, agendas, conversaciones o cualquier otro tipo de elementos que puedan tener relación con los hechos y ayudar en la investigación.