El presidente de la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp), Alberto Varela, ha avanzado que se reunirá con la Delegación del Gobierno para abordar la situación de plan de transportes y cómo afecta a Galicia, pero ha reclamado, al mismo tiempo, colaboración entre todas las administraciones para favorecer las comunicaciones, inclusive a la Xunta.

En declaraciones a los medios antes de participar en la inauguración de unas jornadas organizadas junto a la UNED sobre la agenda 2030, el también regidor de Vilagarcía ha comprometido que la Fegamp «siempre va a tratar de dar respuesta a cualquiera de las inquietudes que tengan los ayuntamientos», sobre todo, añadió, si se trata de los rurales.

«Es nuestra preocupación, y por eso está pedida una reunión con la Delegación del Gobierno para analizar la situación; como siempre tratamos también de trasladar a la Xunta, es que creemos que el plan de transportes no era lo suficiente, tenía muchas carencias y es más fácil llegar en tren Vilagarcía a Santiago que a Cambados o A Illa», ha apuntado.

Alberto Varela ha manifestado que en esta cuestión «tienen que estar todas» las administraciones: ayuntamientos, Xunta y Fegamp, y «ver qué se puede hacer. «Nosotros creemos en el transporte público», ha defendido.

Por su parte, la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, también aprovechó para advertir que «esto pasa de castaño a oscuro» y que la Xunta «tiene competencias, obligaciones y deberes». «A mí me sorprende mucho esta Xunta, jamás leo (en las ediciones de los periódicos una propuesta para mejorar la vida» de la ciudadanía, ha lamentado.

«CALLADITOS»

Así, Silva ha enfatizado que el transporte metropolitano «es su competencia» y ha traído a colación que «cuando cerraron todos los servicios bancarios en el rural estuvieron «calladitos».

La presidenta de la Diputación de Pontevedra ha incidido en que la «estrategia de la Xunta es echar balones fuera» y dirigirse al Gobierno central. «Si no tienen competencias ni para dar respuestas a los gallegos, que se vayan y que dejen a la gente, que estoy segura de que hay gente en este territorio que tiene ideas para el transporte, para la gestión del agua, para la gestión de las políticas sociales», ha enumerado, antes de concluir que la actual «es una Xunta inútil».