Los alcaldes de Viana do Bolo y Manzaneda, Andrés Montesinos y Amable Fernández, respectivamente, se han reunido con la alcaldesa de Vilariño de Conso, Melisa Macías, en este ayuntamiento ourensano para realizar un protocolo conjunto con el que establecer sus propias reglas para un Entroido, un carnaval en el que sí habrá ‘mascarada’ y ‘foliones’, pero sin lanzamiento de harina.

Esta misma semana el ‘Triángulo Mágico’ –Xinzo de Limia, Verín y Laza– decidió suspender todos aquellos grandes eventos y desfiles que podrían causar masificaciones: ni Fareleiro, ni Comadres ni Morena.

A esta reunión habían acudido también un representante de Vilariño de Conso y uno de Viana do Bolo. Aunque en un principio iban a seguir el camino similar al ‘Triángulo Mágico’, decidieron tener una reunión con el alcalde de Manzaneda, ya que consideran que sus carnavales son más similares, al ser «menos masificados, más locales y más rurales», esgrimen los regidores.

Así pues, tras conocer el protocolo de la Xunta de Galicia para la realización de estas fiestas, alcaldes, alcaldesa y representantes de los foliones se reunieron en Vilariño para fijar una hoja de ruta en la que han establecido que «se celebrará como siempre, habrá foliones y máscaras recorriendo las aldeas».

«Va a ser un Entroido sin programar, espontáneo, como se hacía en las aldeas hasta ahora», resumen la alcaldesa de Vilariño, Melissa Macías, ejemplificando que «no habrá un comunicado de a tal hora se celebrará el lardeiro porque no será así, será un Entroido de casa, por así decirlo».

Lo único que hay programado y que permanecerá así es el «desfile grande», el que organiza cada uno de los ayuntamientos. En Vilariño de Conso el sábado, en Viana do Bolo el domingo y en Manzaneda el martes de carnaval.

OTRAS ACTIVIDADES

En cuanto al resto de actividades, «queda en manos de los vecinos celebrar» su carnaval. Un Entroido que «no contempla ni programación ni promoción para evitar aglomeraciones».

Entre las reglas acordadas están las mismas medidas que para cualquier otro evento: la utilización de mascarilla, la importancia de la distancia interpersonal y además se proponen hablar con los foliones para que no haya lanzamiento de harina.

«Será la única actividad que se limite, porque se emplea el contacto, acaba pasando de manos a bocas», dice el alcalde de Viana do Bolo, Andrés Montesinos.

FIESTAS GASTRONÓMICOS

En cuanto a las fiestas gastronómicas por el momento trasladan la cancelación de la androlla y el cabrito, pero apuntan que «la decisión final se tomará a una semana del Entroido», porque «de aquí allí pueden pasar muchas cosas».

Así pues, no cierran la vía en caso de que esa última semana de febrero «se pueda hacer algo», pero consideran que lo más probable es que «como mucho sea un pequeño picoteo únicamente para los foliones».

«Ni entrada, ni comida, ni macrofiesta», señalan los alcaldes que comparten con el ‘Triángulo Mágico’ la elección de un Entroido diurno para evitar problemas en la noche, por lo que tampoco habrá orquestas, pero sí música amenizando las calles.

Con todo, para evitar que se produzcan grandes aglomeraciones cada municipio recibirá la visita de un único folión de los otros dos ayuntamientos.

Vilariño se reúne este fin de semana con la Asociación Xuntos por el folión para determinar el plan de actuación y Viana do Bolo lo hará el próximo lunes, aunque el regidor asegura que «no habrá problemas, serán pocos los que visiten las aldeas, va a ser muy nuestro».