El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, ha salido al paso de las críticas de profesionales sanitarios por la contratación de médicos y enfermeras retirados al asegurar que «se optó por contratar jubilados ante la imposibilidad en algunos casos de contar con personal en las listas de contratación».

En declaraciones a los medios en un acto en Vilagarcía de Arousa, García Comesaña ha explicado que en Galicia se incorporaron 86 médicos de Atención Primaria que estaban jubilados «porque no los había en las listas de contratación».

En el caso de enfermería ha indicado que solo un área sanitaria ha solicitado enfermeras jubiladas. «Y solo las utilizaremos allí donde no genere colisión con las contrataciones habituales», ha sostenido.

Además, el titular de Sanidade asegura que «nada está más lejos» de su «intención» que perjudicar a las personas que ahora mismo están trabajando en contratos de otro tipo.

«Tiramos de las listas de contratación todo lo que podemos», ha manifestado Comesaña, quien ha puesto como evidencia de ello el hecho de que en el Sergas hay hoy 3.000 trabajadores más que cuando empezó la pandemia. «Y todos fueron contratos de personas que estaban en listas», concluyó.