La plataforma de víctimas del accidente ferroviario que en el verano de 2013 dejó 80 muertos y más de un centenar de heridos en Santiago de Compostela consideran que los exministros José Blanco y Ana Pastor «tienen que seguir los pasos» del exdirector de Seguridad de Adif, Andrés Cortabitarte, que ha dejado su puesto de libre designación como alto cargo en la empresa pública.

Las víctimas del Alvia creen que la salida de Cortabitarte, que será juzgado por 80 supuestos delitos de homicidio y 145 de lesiones por imprudencia profesional grave en la línea en la que se produjo el accidente del Alvia en Angrois (Santiago), marca el camino que han de seguir los exresponsables de Fomento durante la construcción, puesta en servicio y momento en el que descarriló el tren en la curva de A Grandeira.

«Ana Pastor y José Blanco tienen que seguir los pasos del exdirector de Seguridad ADIF: pedir perdón, asumir su responsabilidad y dejar cualquier cargo público», sentencia la plataforma en un comunicado remitido a los medios este jueves tras conocerse la dimisión de Cortabitarte, para quien Fiscalía solicita 4 años de cárcel y cuya salida de la dirección de Adif era reclamada desde hace años por el propio colectivo de víctimas.

Para la plataforma, las posiciones del fiscal del caso, la Audiencia Provincial de A Coruña, el juez y la Unión Europea «dejan claro» que «no se cumplió la normativa» en la puesta en funcionamiento de la conexión por tren Alvia entre Santiago y Ourense.

Así, inciden en que se produjeron modificaciones «importantes» del proyecto original durante la etapa del socialista Blanco al frente de Fomento, cartera en la que el gallego fue sucedido por la popular Ana Pastor, período en el que fue desconectado el sistema de seguridad ERTMS.

«Fiscalía, Audiencia, el juez y Europa desmontan la verdad oficial, que con Ana Pastor al frente de Fomento quisieron hacer creer a toda la sociedad: que el Gobierno hizo una investigación indepediente, que se cumplía la normativa, que el maquinista era el único responsable y que el accidente no era de Alta Velocidad», remarca la plataforma.

Por su parte, señala a José Blanco como responsable del Ministerio de Fomento en el momento en el que fue autorizada la entrada en funcionamiento de la línea «sin que ésta cumpliera la normativa».

Por todo ello, las víctimas consideran que Ana Pastor y José Blanco deben abandonar los cargos públicos que ocupan en la actualidad, la primera como vicepresidenta del Congreso y el segundo en Enagas, empresa con participación del Estado; previo paso a «pedir perdón» por su actuación.