Las multas por exceso de velocidad impuestas en Galicia en 2020 ascendieron a 172.108, 20.000 más que el año anterior, con un total de 152.148, según ha expuesto el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, durante el acto de presentación de la reforma del carné por puntos en el Centro de Gestión de Tráfico de la DGT.

De este aumento, ha subrayado que se haya producido «a pesar del confinamiento» que hubo el año pasado. «El conductor, con escasa o nula circulación, escogió la velocidad que quiso y el año pasado fue el factor predominante en los accidentes mortales», ha subrayado Losada que ha recordado que la velocidad inadecuada estuvo presente «en un 10% más de los accidentes respecto a 2019».

El delegado del Gobierno ha incidido en estos datos al explicar el contenido de la reforma del sistema de carné de conducir por puntos que ultima el Gobierno. «Lo que cambia es la pérdida de puntos», ha asegurado respecto a unos cambios «que buscan concienciar a los automovilistas que si no cumplen se les retira de la carretera».

Por otra parte, ha explicado que desde la implantación del carné por puntos en Galicia se han contabilizado 195 muertos menos en carretera. De las 265 muertes de 2006 a las 70 del año 2020. «La reforma tiene un claro objetivo: dar un nuevo volantanzo a la conciencia de los automovilistas para reducir el número de personas fallecidas y heridas graves al 50% para el año 2030 y alcanzar la cifra de cero víctimas en el 2050», ha recalcado.

PRINCIPALES CAMBIOS

Y es que la reforma no afectará al importe de las multas, sino que se endurece el número de puntos que se pierde por las infracciones más graves. Así, se elevará de 3 a 4 puntos la sanción por no usar adecuadamente el cinturón, casco o sistemas de retención infantil, y de 3 a 6 puntos el uso de teléfonos móviles, ya que la principal causa de accidentes son las distracciones. En Galicia fueron un 21% durante 2020.

Otras medidas serán la sustitución de infracción grave por «utilizar» mecanismos de detección de radares, aunque se mantiene la pérdida de 3 puntos y la sanción de 500 euros. Turismos y motocicletas no podrán rebasar los 20 kilómetros al adelantar en carreteras convencionales.

También se unifica en dos años el plazo sin sanciones para recuperar los 12 puntos iniciales. Una forma de conseguir puntos serán los cursos de conducción segura que permitirán obtener dos puntos hasta un máximo de 15.

Por último habrá sanciones más duras para el uso de intercomunicadores y la suplantación en exámenes, mientras que las empresas tendrán un sistema para conocer si un conductor se encuentra en situación legal para conducir vehículos de transporte.