El cónsul general en Salvador de Bahía (Brasil) mantiene contactos «permanentes» para hacer seguimiento del caso del arrastrero ‘Venturer’, con base en el Puerto de Vigo, que permanece confinado en la ciudad brasileña tras detectarse un brote de covid a bordo.

Lo han confirmado fuentes del Ministerio de Exteriores que, en declaraciones a Europa Press, han asegurado que el cónsul general ha mantenido un seguimiento del caso «desde que se tuvo conocimiento de los hechos».

Así las cosas, han indicado que el diplomático está en contacto con las autoridades locales y con el patrón del buque, al que «le ha ofrecido la ayuda que puedan necesitar».

Además, está «en contacto permanente» con la esposa del español que se encuentra hospitalizado con el objetivo de «hacer de puente con los médicos del hospital».

De acuerdo con la CIG, una vez que el arrastrero ‘Venturer’ arribó al puerto de Salvador de Bahía, cinco marineros fueron ingresados por covid-19 en centros hospitalarios.

Según informó la central sindical, del total, este martes aún quedaban dos hospitalizados, un ciudadano peruano y otro gallego. Sobre este último, indicó que se encuentra «en una situación muy delicada», ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos.

«SE LES HA INFORMADO A TODOS»

Después de que la CIG criticase al grupo gallego Pescapuerta, propietaria de la embarcación, ante la «falta de información sobre lo que está pasando», la empresa ha trasladado a Europa Press que a bordo «todos los tripulantes del barco tienen acceso pleno a Internet y a los medios telefónicos oportunos».

En esta línea, ha mantenido que «a todos ellos se les ha informado sobre su estado de salud en todo momento» y que en lo que respecta a informar a los familiares, es una cuestión que depende de los tripulantes, ya que «el derecho a la intimidad y confidencialidad del estado de salud de las personas son derechos inviolables que la empresa tiene que respetar».

Por otro lado, en lo que refiere a los marineros hospitalizados, Pescapuerta ha asegurado que se pusieron en contacto con sus familiares, especialmente en «el caso del paciente en cuidados intensivos». Además, el capitán del barco «está constantemente en contacto con sus tripulantes a bordo y en tierra».

En este mismo sentido, la empresa ha defendido que «en todo momento» ha operado según los protocolos covid-19 establecidos y acorde a los protocolos de las autoridades sanitarias locales, por los cuales el barco se encuentra fondeado y confinado en las costas brasileñas.

Finalmente, en lo que respecta a la actuación de las Administraciones españolas, ha confirmado que, «como corresponde en el extranjero», el Consulado General en la ciudad de Salvador de Bahía «ha prestado todas las atenciones oportunas».

DENUNCIAS DE LA CIG

Este martes, la CIG criticó que, después de detectarse un brote de covid a bordo del ‘Venturer’, las administraciones públicas «continúan desaparecidas». «Sabemos que el consulado está hablando con el capitán, pero sospechamos que por orden de la empresa no está facilitando información», criticó el sindicato en un comunicado remitido este martes.

Así las cosas, la organización sindical manifestó que las familias y tripulantes del barco tienen un «profundo malestar» ante la «falta de información sobre lo que está pasando».

En este marco, censuró que el grupo gallego Pescapuerta «parece más preocupada por volver a trabajar cuanto antes que por el estado de sus empleados y por mantener informados de lo que está pasando tanto a ellos como a sus familias».

PRIMEROS SÍNTOMAS

El arrastrero ‘Venturer’ se encuentra atracado en el puerto de la ciudad brasileña de Salvador de Bahía, a donde arribó el 28 de enero después de que varios de los miembros de la tripulación presentasen síntomas compatibles con el covid-19.

El barco partió de Vigo el 14 de enero con 64 personas a bordo para faenar en aguas de las Malvinas. Previamente, según la CIG, la tripulación se sometió a las pruebas para descartar casos de coronavirus y guardó cuarentena en un hotel durante la semana previa a la partida –de hecho, algunos de los tripulantes tuvieron que quedarse en tierra tras dar positivo–.

A su llegada a Salvador de Bahía, a donde se dirigieron tras empeorar la situación, que había sido puesta en conocimiento del Centro Radio Médico de Madrid, cinco de los tripulantes fueron evacuados a centros hospitalarios. Desde entonces, el resto de la tripulación se encuentra bordo del arrastrero sin que las autoridades brasileñas les permitan desembarcar.