El responsable del servicio de Ginecología del Hospital de Verín y una de las caras más visibles durante el conflicto del paritorio, Javier Castrillo, ha sido notificado de la apertura de un expediente disciplinario en relación a unos hechos que acudieron hace casi un año, justo antes de que se hiciese efectivo el polémico cierre del paritorio comarcal, posteriormente reabierto por la Xunta.

Según ha explicado a Europa Press el propio Castrillo, la actuación por la que se le incoa el expediente se remonta al pasado 30 de noviembre de 2019, jornada en la que nació el que, en principio, estaba llamado a ser el último niño que nacería en el centro sanitario comarcal.

Castrillo sostiene que el niño nación «sin complicaciones ni ningún problema» y señala que las matronas ratificaron que así era, pero la pediatra de guardia recomendó que «se derivase al niño a Ourense», topándose con la oposición del jefe de Ginecología, por no ver razón para ello.

Finalmente, el bebé acabó siendo trasladado, pero el Sergas notifica ahora un expediente al ginécologo, según su versión, por contravenir la decisión de otra profesional, en este caso la pediatra, lo que considera una falta «grave».

DOS AÑOS DE INHABILITACIÓN

El doctor Javier Castrillo ve en este expediente, «que se incoa en Vigo, donde Félix Rubial estuvo también al frente del área sanitaria», una «venganza» del ahora gerente del área ourensana. El castigo al que se expone podría alcanzar los dos años de inhabilitación profesional.

A la espera de los pasos administrativos que puedan derivar tras la notificación en clave interna, Castrillo, quien recibió el aviso del expediente el pasado lunes, prevé solicitar que se le entregue una copia del contenido de las actuaciones iniciadas contra él, con el fin de poder defenderse.

PSDEG Y BNG LLEVARÁN EL CASO AL PARLAMENTO

PSdeG y BNG han avanzado que pedirán explicaciones en el Parlamento por el expediente abierto al jefe de Ginecología de Verín, Javier Castrillo, ya que consideran que tras el mismo se esconde una «venganza política» y un intento de «purga».

En un comunicado, la diputada del BNG por Ourense Noa Presas ha asegurado que la formación recibió «con sorpresa y alarma» de la apertura del expediente contra Castillo y se ha preguntado si la dirección sanitaria de Ourense «no tiene otra cosa que hacer que ajustar cuentas».

Si el Bloque ve «una aparente venganza política», el líder del PSdeG, Gonzalo Caballero también ha emitido un comunicado en el que exige al presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, que aclare «por qué se intenta purgar» a este ginecólogo tras las protestas de Verín.

Caballero ha avanzado que los socialistas también llevarán este tema al Parlamento y ha incidido en que «sorprende mucho» que el Sergas «decida ahora expedientar a quien fue una de las caras visibles de una protesta que obligó a la Xunta a rectificar en el desmantelamiento del hospital comarcal».