La conselleira de Política Social, Fabiola García, ha defendido que la Xunta está poniendo «todos los mecanismos» a disposición de residencias de mayores «sea cual sea su titularidad» para estar «vigilantes al cuidado sanitario y asistencial de los mayores» en este contexto de pandemia.

En respuesta a las denuncias sobre el número de positivos registrados en estos centros, la conselleira, coincidiendo con la firma de un convenio con la Rede Galega de Loita contra a Pobreza, ha reiterado, como hizo ya en el Parlamento gallego, que las residencias no son «prisiones» ni un «búnker».

«Los trabajadores entran y salen de la residencia todos los días y tienen un contacto estrecho y directo con los residentes», ha expuesto a este respecto, pero incidiendo en que estos centros cuentan con «protocolos». «Y desde la Xunta estamos a testear a los trabajadores de todas las residencias cada catorce días para detectar si hay algún positivo y que no se expanda».

CONVENIO

La conselleira ha realizado estas manifestaciones coincidiendo con la firma de un convenio con la presidenta de la Rede Galega de Loita contra a Pobreza, Eloína Injerto, para hacer frente a la exclusión social.

Mediante el mismo, se incrementa en un 27% la cuantía con respecto al año pasado hasta alcanzar los 46.000 euros. La conselleira ha destacado que el objetivo es «apoyar a una asociación referencia» en Galicia y que trabaja a «pie de campo».

Por su parte, la presidenta de la Rede Galega de Loita contra a Pobreza ha apelado a la coordinación de estas entidades con las administraciones para poder dar respuesta a las necesidades en este ámbito.