La conselleira de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez, ha admitido que a la Xunta le «preocupa» que se pueda implantar el pago en autovías hasta ahora libres de peaje sin tener un debate sosegado o contemplar que hay autonomías, como la gallega, que ya afrontan el alta continua de peajes en autopistas, que pueden resultar «agraviadas».

Al igual que hizo Alberto Núñez Feijóo en su intervención inicial en el marco de la inauguración de la XXX Semana de la Carretera, Vázquez ha aludido al impacto que tienen sobre la población gallega los peajes en la AP-53 y, sobre todo, en la AP-9, que «dentro de pocos años será la autopista más cara de España» (Feijóo había aludido previamente a su amplio plazo de concesión, hasta 2048).

Y también ha remarcado que las autovías llegaron a Galicia «más tarde que a ningún otro sitio», antes de incidir en que hacer que los gallegos paguen por circular por estas infraestructuras sin tener en cuenta estos condicionantes ni buscar otras alternativas que garanticen una equidad en el conjunto de España contribuiría «a separar mucho más» a la comunidad, que quedaría en una posición «más asimétrica y agraviada».

Por ello, ha esgrimido que la Xunta no podría «aceptar» un paso de este tipo y ha dado por hecho que otras comunidades tampoco lo harían.

DEBATE «SERIO Y DELICADO»

Con todo, ha asegurado que el Gobierno que dirige Alberto Núñez Feijóo sí está abierto a que se debata sobre la financiación de las carreteras, pero considera que es un asunto «serio y delicado» que requiere de «reflexiones pensando en el interés general» de los ciudadanos, en este caso de los gallegos.

Un debate, ha agregado, que requiere «cautela» para no caminar hacia una España «más asimétrica», y en el que habría que abordar –ha añadido– una propuesta que deberían articular «los que saben» y que tendría que partir del Ejecutivo central, como administración que tiene «las competencias» al respecto.

«NO GENERAR GRANDES HIPOTECAS»

En su conferencia inaugural, la conselleira ha destacado que, «tras años de asfixia» por la crisis económica, en el ámbito de las infraestructuras está «empezando a correr la brisa».

«Fueron años muy duros, y las empresas y administraciones debemos sacar lecciones de lo sufrido. No podemos gastar lo que no tenemos ni generar grandes hipotecas para el futuro. Eso es pan de hoy y hambre para mañana», ha reflexionado.

Finalmente, ha reconocido que es importante velar por la conservación de las vías construidas y ha defendido la labor de la Xunta al respecto pese al escenario de crisis económica que afectó a la comunidad y al conjunto de España en los últimos años.