Grupo Común da Esquerda ha criticado este lunes a la Xunta por «el disparate democrático» que supone la ley de acompañamiento a los presupuestos para el año 2020 en la que incluyen modificaciones legislativas a textos «aprobados hace tres meses», lo que evidencia que el Gobierno autonómico «legisla poco y mal».

En una rueda de prensa celebrada este lunes en el Pazo do Hórreo, los diputados de Común da Esquerda Luca Chao y Antón Sánchez han comentado que el uso de la ley de acompañamiento como vía para «legislar» es «un modus operandi» del Ejecutivo que encabeza Alberto Núñez Feijóo que «anula la posibilidad» de desarrollar un «debate parlamentario real».

«A pesar de disponer de una mayoría absoluta en el Parlamento, (el PP) solo fueron capaces de aprobar 15 leyes por vía ordinaria. No hacen su trabajo e impiden que los grupos de la oposición hagamos el nuestro», ha remarcado Chao, que lamenta que la Xunta «legisle poco y mal, porque tienen que autoenmendarse rápidamente», ya que incluyen modificaciones a dos leyes aprobadas en los últimos tres meses.

Los parlamentarios de Común se han detenido en los cambios que introduce la Administración autonómica en las leyes de rehabilitación urbana, del suelo y patrimonio natural. Respecto a la primera, ha comentado que el Gobierno gallego «se ve obligado a rectificar» por la posible declaración de inconstitucionalidad de ciertos artículos del texto, como, según ha recordado, alertaron los grupos durante el debate parlamentario.

Asimismo, ha censurado que rectifiquen la ley de patrimonio natural para incluir una cláusula de prescripción de los daños al medio natural a los 15 años, algo que no recogía el texto legislativo aprobado hace tres meses. Chao ha solicitado a la Xunta que «aclare» un cambio que «genera confusión y, por lo tanto, desprotección».

ANTÓN SÁNCHEZ

Por su parte, Antón Sánchez ha analizado las modificaciones de la Ley de suelo que, según el portavoz nacional de Anova, demuestran que el Gobierno del PP «actúa a bandazos» y «carece un proyecto par las mayorías sociales» al recurrir a cambios normativos que «muchas veces son giros de 180 grados».

En concreto, ha censurado la «mentira» del «eslógan» de los «impuestos cero en el rural». «Que pregunten a la gente del rural si pagan menos impuestos que hace diez años», ha manifestado Sánchez, que ha criticado la modificación del impuesto de transmisión patrimonial, «una vieja receta que no tiene ningún efecto positivo para fijar población».

«Que no le tomen el pelo a la gente», ha exhortado el parlamentario, que también ha tachado de «eslógan» el proyecto de las ‘aldeas modelo’ promovido por una Consellería do Medio Rural «que deja sin ejecutar 116 millones de euros en políticas de dinamización».

Además, ha censurado que la Ley del suelo, «vendida como una forma de dar seguridad urbanística», acumula «una media de dos modificaciones trascendentes al año» y llega ya «a las seis». La última, según Sánchez, está orientada a «favorecer» los intereses de los promotores urbanísticos con la posibilidad de «monetizar» la entrega de terrenos de suelo urbano no consolidado.

Por último, Antón Sánchez ha alertado de que los cambios introducidos sobre las viviendas en el rural suponen «volver al modelo del régimen franquista que permitía la edificación en suelo rústico», ya que, según el diputado, las estructuras ilegales en este tipo de terreno «podrán ser convertidas en residencias» en un período de seis años.