El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha censurado este jueves que «lo urgente» para el gobierno socialista de Pedro Sánchez sea «desenterrar un muerto después de un descanso de 44 años» y retransmitirlo mediante un «show televisivo», mientras existe un «golpe de Estado vivo» en Cataluña.

Así lo ha trasladado en un mitin multitudinario en Vigo, ante unas 1.400 personas que abarrotaron el Auditorio Mar de Vigo (varias decenas se quedaron fuera y el propio Abascal, megáfono en mano, salió a saludarlas), y en el que ha acusado al Gobierno y al presidente en funciones de pretender «romper la concordia» entre los españoles con un «show similar a la peor telebasura», retransmitiendo una exhumación que más bien ha sido «una burda profanación».

Para ello, ha incidido, ha contado «con la complicidad del Tribunal Supremo y de la Junta Electoral», porque lo ocurrido este jueves en el Valle de los Caídos ha sido, a su juicio, un acto «de naturaleza electoral». «Pero lo que hoy ha ocurrido no es responsabilidad del PSOE, de Sánchez o de Zapatero. Es responsabilidad del PP y de Rajoy, que han permitido que la Ley de Memoria Histórica siga activa», ha sentenciado.

«A los muertos se los respeta», ha proclamado, al tiempo que ha denunciado que a la familia de Franco «ni siquiera le dejaron elegir dónde enterrarlo». «Eso no se le hace ni a Franco ni a la Pasionaria», ha proclamado.

El líder de Vox ha criticado también que PP y Ciudadanos «transigen con todos los postulados de la dictadura progre», que pretende «una relectura del pasado, la imposición de lo que pasó en España». «Quieren arrebatarnos la memoria de lo que vivieron nuestros padres y abuelos, quieren destruir la concordia, deslegitimar la transición y la Corona porque, en el fondo, buscan derrocar a Felipe VI», ha añadido, y ha señalado que «los que hoy hablan de homenajes a un dictador, permiten los homenajes a terroristas».

«GOLPE DE ESTADO VIVO»

Santiago Abascal ha censurado que esa exhumación sea «la prioridad nacional» para el Gobierno socialista, cuando en Cataluña «hay un golpe de Estado vivo, diga lo que diga el Tribunal Supremo». «Nos quieren convencer de que lo que pasó fue una algarada, un problema de orden público», ha denunciado.

A ese respecto, ha criticado que Pedro Sánchez hubiera «cambiado al Abogado del Estado» para modificar la acusación en el procedimiento por el ‘procés’. «El Supremo dictó una sentencia a la medida del abogado de Pedro Sánchez, porque no se merece llamarse Abogado del Estado», ha zanjado.

Abascal se ha referido a la «semana trágica» vivida en Cataluña hace unos días y a los ataques a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, a las que el Gobierno, que fue «incapaz de defender el orden constitucional», no permitía defenderse ante los «terroristas». «Vox es el único partido verdaderamente preocupado por lo que pasa en Cataluña», ha aseverado.

A continuación, ha insistido en sus propuestas de «ilegalizar los partidos separatistas, poner al presidente de la Generalidad a disposicion judicial, desintegrar el cuerpo de Mosssos e integrar en la Policía Nacional a los que sean leales a la Constitución, y controlar TV3, que ha servido para dar el golpe».

«EXTREMISTAS ANTIESPAÑOLES»

Por otra parte, el presidente de Vox ha hecho alusión a un grupo de unos 40 jóvenes que se concentraron en los accesos al Auditorio Mar de Vigo en los momentos previos al inicio del mitin, que portaban banderas nacionalistas gallegas y esteladas, y que corearon lemas como «¡Fuera fascistas de nuestra tierra!».

Abascal se ha referido a ellos como «extremistas antiespañoles», y los ha equiparado a los CDR de Cataluña, asegurando que su intención era atentar contra la libertad de las personas que acudían al acto. Según ha afirmado, la Policía tuvo que «cargar» contra ellos para disolverlos, aunque el incidente se saldó sin consecuencias.

«Tratan de atemorizar, son la partida de la capucha y la porra de Pedro Sánchez. Dicen que los extremistas somos nosotros, pero esos de ahí fuera son los que agreden», ha recalcado, y ha anunciado que su partido iniciará «acciones judiciales» contra «quien permite a estos manifestantes estar a las puertas de los actos de Vox».