El Gobierno gallego ha solicitado a la empresa la paralización temporal de las obras del parque eólico de Serra do Oribio, en la provincia de Lugo, de acuerdo con lo que ordena el auto del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) que ha trascendido esta semana. Con todo, el Ejecutivo autonómico pretende recurrir esta decisión.

«Recurriremos ante el TSXG porque entendemos que ese parque se tramitaba conforme a derecho», ha defendido el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, al término del Consello de la Xunta.

Igualmente, el jefe del Ejecutivo autonómico ha recordado que el parque como tal fue autorizado «en 2007» por el anterior Gobierno bipartito y ha precisado que lo que hizo la actual Xunta es aprobar una modificación (la que anula el TSXG) para «repotenciar y disminuir el número de molinos».

«Hay una confusión porque este parque no es nuevo y fue autorizado no por este Gobierno, sino por el anterior», ha subrayado Feijóo, quien ha puesto el acento en que «hay gente que protesta ahora» y que no lo hizo cuando se impulsó el parque en el momento inicial.

En todo caso, ha señalado que «los temas eólicos» siempre son objeto de «bastantes recursos» y ha ejemplificado con los que se pusieron en marcha después de que la actual Xunta anulase el anterior concurso del bipartito para poner en marcha el suyo, que ha obtenido –defendió Feijóo– el respaldo judicial «para seguir adelante».

La Serra do Oribio está catalogada como ZEC (zona especial de conservación) Ancares-Courel, Red Natura 2000, así como ZEPVN (zona de especial protección de los valores naturales), con destacada riqueza en valores etnográficos y culturales.