El Gobierno gallego ha analizado en su reunión de este jueves un informe, el tercero realizado por la Administración autonómica, sobre el grado de ejecución de la línea de alta velocidad entre Galicia y la capital de España, así como de la conexión Lugo-Monforte-Ourense, un documento que concluye que los compromisos adquiridos por el Gobierno central en relación al AVE a Galicia «no se cumplirán».

«La conclusión lamentable es que con el AVE no se cumplirán los compromisos adquiridos por el Gobierno de Sánchez», ha revelado el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, en la rueda de prensa posterior al Consello de la Xunta, en la que ha advertido que «ningún gallego podrá usar el AVE a Madrid ni en 2019 ni en 2020», como tampoco la línea de alta velocidad con Lugo «en 2021».

Feijóo ha censurado esta situación y ha recordado que el Ejecutivo que lidera el socialista Pedro Sánchez se había comprometido a «asumir los mismos compromisos» suscritos previamente por el Gobierno del popular Mariano Rajoy: que las obras del AVE estarían finalizadas y en pruebas a finales de 2019, y que se podrían comprar billetes en 2020.

Este jueves, a las puertas de las próximas elecciones generales del 10 de noviembre, el presidente gallego ha confesado, además, que tiene «un grado de preocupación muy alto» en relación a que el AVE a Galicia tampoco pueda estar en 2021, coincidiendo con el próximo Xacobeo.

El mandatario autonómico ha trasladado que lamenta tener que alertar de esta situación, pero ha advertido que no hacerlo significaría actuar como «cómplice» del Gobierno central en el «incumplimiento» de sus compromisos. «No se va a cumplir ni un solo plazo», ha aseverado, antes de repasar los «retrasos» constatados técnicamente por la Xunta en distintos tramos.

«QUEREMOS SABER CUÁNDO SE PODRÁN COMPRAR BILLETES»

En esta coyuntura, Feijóo ha avanzado que se remitirá este informe al Parlamento de Galicia y ha manifestado su deseo de que Adif pueda convencer a la Xunta de que se equivoca, si bien ha remarcado que «ninguno de los informes técnicos» de seguimiento presentados por la Administración autonómica hasta ahora han estado «errados».

Al tiempo, además de constatar que es «inviable» que se cumplan los plazos comprometidos, Feijóo ha recordado que Galicia «ya ha soportado atrasos, demasiados engaños y algún ataque que otro en función del Gobierno de turno», por lo que ha considerado que lo más «grave» es que en este momento «no haya información sobre los plazos reales», información que ha urgido.

En este sentido, ha proclamado que lo que quiere la Comunidad gallega, que «merece un respeto», es que el Gobierno explique «por qué hay un nuevo retraso» sobre los que ya acumula la alta velocidad. «Queremos fechas y saber cuándo se podrán comprar billetes, y Galicia competir en igualdad de condiciones con el resto de territorios de España», ha zanjado.

TRAMOS CON RETRASOS

Según el informe elaborado por ingenieros de la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade, «con toda probabilidad», la puesta en servicio del tramo Zamora-Pedralba de la línea Galicia-Madrid no se producirá en este año 2019 y se retrasará hasta bien entrado 2020.

El motivo esgrimido por Feijóo es que se habría producido un notable retraso sobre el plazo previsto en la finalización de las obras y en el inicio de las pruebas en dicho tramo. De hecho, el presidente subrayó que el tren laboratorio de Adif no empezó a circular en ese tramo hasta junio de 2019, seis meses después de lo previsto.

En lo que respecta a Pedralba-Ourense, cuyo compleja finalización se comprometió para finales de este año 2019, ha constatado que se detectan ciertas incertezas en relación con los plazos previstos para la ejecución de las bases de montaje, así como los plazos de los contratos de suministro de material.

Pero la Xunta considera «especialmente preocupante» el grado de ejecución del montaje de las vías, especialmente en la vía izquierda y, además, se detectan «considerables retrasos» en la electrificación y en los trabajos de control de seguridad de los túneles.

OURENSE-MONFORTE-LUGO, «IMPOSIBLE» EN 2021

En lo que respecta a la línea Ourense-Monforte-Lugo, el presidente ha subrayado que el único contrato licitado en los últimos 16 meses afecta aproximadamente al 15 por ciento de la línea y el 85 por ciento restante no está ni licitado.

Dado que el plazo previsto de ejecución del único contrato licitado es de 20 meses, Feijóo ha apuntado que «es imposible que en el año 2021 la electrificación de la línea esté finalizada», teniendo en cuenta que no hay ninguna obra en ejecución en esa línea.

El presidente, quien ha advertido que «si viene a Galicia algún ministro a dar una fecha falsa» no dudará en denunciarlo, ha manifestado, preguntado acerca de si ve riesgo de que el proyecto del AVE a Lugo «caiga», que por el momento «acaba de empezar a andar». «El riesgo, si seguimos a este ritmo, será el de que nadie quiera hablar de esto», ha concluido.

OTROS ACUERDOS DE INFRAESTRUCTURAS

En su reunión semanal, el Consello de la Xunta también ha autorizado las expropiaciones para la mejora de la seguridad vial en la PO-551, a su paso por los municipios pontevedreses de Bueu y Marín, con una inversión de más de 1,2 millones de euros.

Asimismo, ha dado luz verde a la transferencia a favor del Ayuntamiento pontevedrés de Vila de Cruces de la titularidad de un tramo antiguo de la carretera provincial que comunica las parroquias de Larazo y Duxame.