Galicia cuenta con casi medio millón de hectáreas de superficie forestal ordenada, es decir, «que dispone de instrumentos de ordenación y gestión forestal», según la información facilitada por la Consellería de Medio Rural en el Consello de la Xunta de este jueves.

Concretamente, son 497.532,75 hectáreas, «una cifra que supera ampliamente el objetivo establecido en la primera revisión del ‘Plan Forestal de Galicia 2021-2040 cara a neutralidade carbónica para 2025’, que se situaba alrededor de las 380.000 hectáreas.

El Gobierno gallego prevé además, en base a esos datos, que al finalizar la ejecución de la orden de ayudas de 2022 se haya alcanzado el hito previsto en el citado plan, con una superficie forestal ordenada superior a las 545.000 hectáreas.

Remarcan que, según el anuario de estadística forestal de Galicia, la superficie ordenada en 2018 era de alrededor de 233.000 hectáreas, lo que representaba poco más del 10% de la superficie forestal gallega. «Registró un incremento del 113% entre los datos de 2018 y de 2022, lo que significa que la superficie se incrementó más del doble en ese periodo», destacan.

CONVOCATORIAS DE AYUDAS

Para fomentar la ordenación de los montes, recuerda el Gobierno gallego, se pusieron en marcha diferentes líneas de ayuda en los últimos años.

Estas aportaciones benefician, en su mayoría, a comunidades de montes vecinales en mano común, así como a asociaciones y agrupaciones de propietarios particulares, a cooperativas agrarias, pro indivisos, entidades locales y comunidades de bienes. También a montes de varas o Sofor que, tras las modificaciones introducidas en la Lei de montes de Galicia por la Lei de recuperación da terra agraria, pueden solicitar su reconocimiento como agrupaciones forestales de gestión conjunta. También pueden beneficiarse de las ayudas propietarios particulares de forma individual.

Para la convocatoria de 2022, cuya resolución se publicará próximamente en el DOG, se han aprobado 248 solicitudes, por un importe que supera los 1,6 millones de euros y una superficie ordenada, en el conjunto de la comunidad, de casi 57.000 hectáreas.

AMPLIACIÓN DE CASA GRANDE DE XANCEDA, PROYECTO DE INTERÉS AUTONÓMICO

Por otro lado, el Consello de la Xunta ha aprobado este jueves la declaración como proyecto de interés autonómico la ampliación de las instalaciones de la sociedad Casa Grande de Xanceda.

Así lo ha anunciado el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, en la rueda de prensa posterior a la celebración del Consello, donde ha señalado que el objetivo de la iniciativa es «ordenar y planificar a nivel organístico y territorial la ampliación de esta industria láctea situada en el Ayuntamiento de Mesía, en la provincia de A Coruña».

«Esta ampliación tiene como fin habilitar terrenos para instalaciones complementarias a la actividad ganadera actual –planta de biogás y tratamiento de residuos–, así como otras superficies para dar soporte a sus actividades turísticas, culturales y de formación», explican.

El ámbito de la propuesta afecta a una superficie total de 41.751 metros cuadrados, que forman parte de los terrenos de casi 200 hectáreas propiedad de Casa Grande de Xanceda. En esta superficie, la industria láctea ya cuenta con instalaciones de 4.930 metros cuadrados, que se busca ampliar con las del proyecto declarado de interés autonómico, en el que se prevén otros 9.701 metros cuadrados.

Las nuevas instalaciones, explican, se destinarán a usos varios que complementarán la actividad ganadera actual, como la nueva planta de biogás, la ampliación de la fábrica de yogures y la construcción de nuevas oficinas, «lo que permitiría el rediseño de las utilidades de la casa agraria del siglo XVII existente». Además, estas nuevas edificaciones albergarían una sala multiusos para actividades turísticas y de formación, así como un Aula Natura.

Tal y como el propio presidente de la Xunta ha destacado, la declaración del proyecto de interés autonómico se justifica en que las actividades desarrolladas «son fundamentales para el sector agroalimentario ecológico gallego». «Se trata de un modelo de desarrollo económico sostenible en el rural por combinar un equilibrio entre la ecoindustria y el cuidado del ambiente y bienestar animal, promover la formación y la concienciación ambiental mediante visitas guiadas, ofertar programas de educación escolar continua en toda Galicia y realizar acciones solidarias a nivel estatal», ha apuntado.