La Xunta y la Asociación para la Defensa del Patrimonio Cultural Gallego (Apatrigal) han abordado, en un encuentro, la futura Ley de Ordenación del Litoral de Galicia en relación a sus efectos en ciertas edificaciones tradicionales construidas en su día en dominio público marítimo-terrestre (DPMT).

Durante una reunión para hablar del anteproyecto legislativo, que esta semana finaliza la fase de información pública, la conselleira de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, Ángeles Vázquez, y el presidente de Apatrigal, Carlos Fernández, «subrayaron el gran valor que tienen las docenas de construcciones tradicionales preexistentes a la ley estatal y que a día de hoy siguen formando parte del paisaje litoral gallego», señala el departamento autonómico.

La conselleira recordó que su departamento encargó hace unos años un catálogo de bienes en servidumbre de protección del DPMT, identificando en el conjunto de la Comunidad 361 inmuebles seleccionados por su valor ambiental, patrimonial o arquitectónico y clasificados en cinco categorías en función de la tipología constructiva.

El objetivo, según explicó, pasaba por promover la puesta en valor de estos inmuebles situados en el litoral, «muchos de los cuales quedaron inoperativos y sin actividad en su momento por una legislación estatal que restringe los usos que pueden albergar más allá de la actividad económica o social para la que fueron concebidos originariamente».

Ángeles Vázquez trasladó a Apatrigal «que uno de los objetivos de la futura ley también es devolverle su valor patrimonial a estos inmuebles, en ocasiones en desuso o en mal estado pero que podrían tener una segunda vida a través de la autorización de un cambio de usos dentro de las posibilidades que ofrece la normativa urbanística».