La exedil de Ciudadanos en A Coruña Mónica Martínez ha renunciado a sus competencias en el área de Deportes, después de que el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) confirmase la nulidad de su nombramiento.

Tras conocerse el fallo judicial, el gobierno local ha manifestado que acata la sentencia, pero que no comparte el razonamiento del alto tribunal «dado que la decisión tomada está avalada por informes jurídicos y no modificaba la mayoría plenaria».

No obstante, indica que «dando cumplimiento al fallo judicial y tras evaluar con los servicios jurídicos las posibilidades de recurso por parte del ayuntamiento, Mónica Martínez, de mutuo acuerdo con el gobierno, renuncia a sus competencias delegadas de Deportes, que serán asumidas por la Alcaldía en los próximos días».

Mientras, destaca el «trabajo ejemplar y la dedicación» de la concejala durante su etapa al frente del área de Deportes. Por otra parte, traslada su respeto a las acciones jurídicas que pueda emprender Mónica Martínez «en su defensa».

MAREA ATLÁNTICA Y BNG

Desde la Marea Atlántica, que llevó el nombramiento a los tribunales, se ha celebrado la decisión del TSXG. Así, sostiene que el nombramiento de la concejala de Deportes fue una decisión «ilegal» por «amparar un caso de transfuguismo».

Además, instan a la regidora, Inés Rey, a «reflexionar sobre la situación» en el consistorio. «Vamos a comenzar 2023 sin presupuestos y con un gobierno distraído en su enésima reestructuración», apunta.

Por su parte, el BNG han exigido a la alcaldesa que dé «explicaciones» y asuma «responsabilidades políticas». También argumenta que el criterio del BNG fue «claro». «Una persona elegida en las listas de una formación política debe renunciar a su escaño si abandona la fuerza con la que concurrió a las elecciones». «Lamentablemente el gobierno local no compartió ese criterio y la alcaldesa hizo un nombramiento del que ahora se derivan responsabilidades políticas», añade.