El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, ha ratificado que Galicia priorizará en los presupuestos de 2023 una reducción de impuestos a las rentas «más bajas», al tiempo que ha recordado que la Comunidad tiene su propia «senda» en la carga impositiva, incluido con el impuesto de patrimonio, actualmente bonificado en un 25 por ciento.

Precisamente, Rueda comparecerá la próxima semana en el Parlamento gallego para dar a conocer las líneas estratégicas de los presupuestos de 2023, antes de que lleguen a la Cámara en el mes de octubre y, en esa intervención, avanzará medidas impositivas de las cuentas gallegas para el próximo año.

«Está en el ADN de los gobiernos del PP», ha señalado este martes, al ser preguntado por los medios por el anuncio del presidente de Andalucía, Juanma Moreno, de suprimir el impuesto sobre el patrimonio. En este sentido, ha enmarcado en «esa línea» –de reducir carga impositiva– la medida anunciada, algo que en Galicia «se lleva haciendo desde hace mucho tiempo», desde –dijo– 2009.

«Es una buena noticia que se bajen impuestos, la contraria, es subirlos», ha observado el máximo mandatario autonómico, quien ha hecho una «buena valoración» de esos anuncios, pero ha precisado que Galicia «tiene su propia senda del impuesto sobre patrimonio y se va a seguir». Concretamente, ahora mismo está bonificado en un 25 por ciento.

Rueda ha recordado que ya se eliminó el impuesto de sucesiones y que la intención es «seguir bajando». No obstante, ha indicado que ahora la Xunta «está centrada en intentar bajar a las rentas más bajas, que son los que más lo necesitan».

SENDA PROPIA PARA PATRIMONIO

«Lo que hagamos en Galicia lo vamos a hacer con independencia de lo que hagan en otro sitio, sean del signo que sean, en cualquier medida presupuestaria», ha remarcado preguntado sobre la eventual supresión del impuesto sobre patrimonio Rueda, quien ha garantizado que la bajada de impuestos que se haga, se llevará a cabo «sin desatender los servicios públicos básicos».

Preguntado por la reacción del ministro de Seguridad Social, Luis Escrivá, partidario de centralizar impuestos, el mandatario gallego la ha encuadrado en que al Gobierno de Sánchez «no le gusta que se bajen».