El gobierno de la Diputación de Lugo ultima unos presupuestos para 2022 que ascienden hasta los 100 millones, un 8% más que los del presente ejercicio y que constituyen las cuentas «más altas de la última década» para la institución provincial.

Así lo ha destacado el presidente lugués y alcalde de Monforte, José Tomé, durante su intervención este jueves ante la Comisión 3ª de la Cámara gallega, donde ha avanzado las principales líneas de unas cuentas que el ejecutivo provincial que comparten socialistas y nacionalistas espera aprobar inicialmente a finales de noviembre con la vista puesta en su entrada en vigor con el arranque del año.

Tomé inició su discurso ante los grupos con un balance los dos años de su gobierno, «estable y sólido», cuando se ha atravesado ya el ecuador del mandato y con una apelación a la Xunta para que mejore las vías de financiación a las entidades locales, cuyas carencias, dice, fueron destapadas durante la pandemia.

La Cámara gallega ha sido el lugar elegido por el presidente lugués para anunciar el montante total al que ascienden los presupuestos de 2022. Serán 100 millones, ocho más que en 2021 en un incremento que Tomé ha atribuido a «la participación de los tributos del Estado», que se incrementan «en más de 6 millones».

Articuladas en torno a cuatro ejes (políticas sociales, cooperación con los ayuntamientos, apoyo a los sectores productivos y fomento de la movilidad), Tomé ha destacado del proyecto de cuentas la continuidad al plan único, dotado con 22,5 millones de euros; la construcción de residencias de mayores o la puesta en marcha del Parque Central de Galicia.

(HABRÁ AMPLIACIÓN)